Cabreado e indignado

Querría iluminar tan solo un aspecto del Nuevo Orden Mundial: la reducción de la población. La finalidad es que haya unos pocos, poderosos, que puedan disfrutar sin restricciones de todos los beneficios del planeta: carne, energía, etc. El resto deberá conformarse con sobrevivir.

Para ello, hay que conseguir que la mayoría de la población renuncie a estos derechos. Para ello, se reduce la tasa de nacimientos en occidente. Su estilo de vida, mezclado con la despoblación y la precariedad del tercer mundo, favorece la inmigración.

En general los inmigrantes, al venir de situaciones precarias, aceptan cualquier sueldo. Eso hace que los empresarios se aprovechen de ellos y los contraten a precio de saldo. Los del país al principio de quejan y buscan otros trabajos mejor remunerados.

Finalmente, la mano de obra barata hace que los nacionales tengan que conformarse también con jornadas laborales explotadoras y un sueldo ridículo. Esto hace que se empobrezca la población y que los empresarios se enriquezcan. Aumenta la clase media – baja.

Desde los medios se hace publicidad de los peligros de la superpoblación, el cambio climático y la crisis energética, de modo que se va creando la conciencia en el pueblo de que para poder sobrevivir debe renunciar a sus «privilegios»: carne, transporte, consumo, energía.

El miedo actúa como catalizador que hace que el pueblo se someta a los dictados de la élite, dueña de los medios, que hacen creer a la gente que la situación es extrema y que hay que ser responsable, obedeciendo esos dictados, o será el fin del planeta.

Así la mayor parte de la población asume un papel pasivo y empobrecido, conformándose con lo mínimo, mientras la élite vive a cuerpo de Rey, sin limitaciones alimenticias ni económicas. La mayoría vive por debajo de sus posibilidades para que ellos puedan vivir por encima.

La reducción de la población mundial, primero en occidente, favorece la inmigración y la caída de los salarios y las condiciones laborales, con el consiguiente enriquecimiento de la élite. Además, el argumento de la superpoblación sirve para fomentar el miedo y la docilidad.

En un segundo momento, la disminución de la población sirve para que haya recursos pobres pero para todos, y sobre todo grandes recursos para la élite. Cuantos menos seamos, más se llevan ellos, porque no van a repartir igualitariamente.

Normas aceptadas por los gobiernos que no se cumplen

Unos pocos perciben los frutos del trabajo de los demás, cuya población también se reduce para que los poderosos puedan darles lo justo para que no se quejen. Si son demasiados, no podrán ocultar por mucho tiempo su acaparamiento de los bienes. Tiene que ser la población justa.

El cálculo de la población mundial que debería haber para que sus planes funcionen ya lo tienen calculado. Unos hablan de 3 mil millones. Otros hablan de incluso menos. Hasta que no cumplan su objetivo no pararán de hacer cundir el pánico para que la gente se someta a sus medidas.

Medidas para reducir la población: aborto, eutanasia, divorcio, ideología de género (los LGTBIQ no engendran hijos), esterilización, pandemias, métodos anticonceptivos, etc. De todo ello os podéis informar. Espero que esto ayude a abrirnos un poco los ojos y ser más libres.

Los que decidimos no vacunarnos, ya deberemos prepararnos para el rechazo de las masas! Si se anda con miedo no estamos preparados para enfrentar lo que viene detrás, no basta con negarse hay que prepararse para mantenerse firme y crear movimiento de  contrapartida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.