Comando Estratégico de EE.UU. sobre China y Rusia

“Por primera vez avanzamos hacia una confrontación con dos adversarios con capacidades nucleares” .

Por primera vez en la historia EE.UU. se enfrenta a la vez con China y Rusia, dos potencias con capacidades nucleares poderosas, expuso el jefe del Comando Estratégico estadounidense, Charles Richard, en su intervención ante el Comité de Servicios Armados del Senado este martes.

En opinión de Richard, “China y Rusia desafían nuestra fuerza (de EE.UU.) a través de una amplia gama de actividades que requieren una respuesta concertada e integrada del Gobierno. Por primera vez en nuestra historia, la nación avanza hacia la confrontación con dos adversarios estratégicos que al mismo tiempo tienen capacidad nuclear, pero que deben ser disuadidos de manera diferente”. Richard consideró como signo preocupante la cooperación estratégica en el ámbito militar entre los dos países, citando como ejemplo los ejercicios conjuntos Kavkaz-2020.

En cuanto a Moscú, aseguró que las armas nucleares siguen siendo u elemento fundamental de la estrategia de seguridad de Rusia, que está finalizando su campaña de modernización de la tríada estratégica y los sistemas de doble uso. El comandante afirmó que el armamento nuclear puede ser aplicado en respuesta a un ataque convencional en caso de la presencia de una amenaza a su existencia. “Por lo tanto, nuestras fuerzas nucleares deben incluir una gama suficiente de capacidades y atributos para que Rusia nunca perciba erróneamente ninguna ventaja del uso de armas nucleares en ningún umbral de violencia”, subrayó.

“Si bien la extensión del tratado de Reducción de Armas Estratégicas proporciona ventajas útiles de mayor transparencia y previsibilidad para gran parte del arsenal estratégico de Rusia, persiste un considerable nivel de incertidumbre con respecto al alcance y la disposición del arsenal nuclear de Rusia, incluidas las armas nucleares no desplegadas y sus novedosos sistemas no previstos en el Tratado”, comentó el militar. Recordemos que el tratado fue abandonado por USA.

También Corea del Norte representa un desafío para la seguridad de EE.UU., ya que Pionyang “continúa realizando actividades que amenazan la estabilidad regional y desafían las normas internacionales”, dijo el militar. A su vez, Irán, que posee del mayor arsenal de misiles balísticos de Oriente Medio, “seguirá siendo una fuerza desestabilizadora en la región”, a juicio del jefe del Comando Estratégico de EE.UU.

Resumiendo, Richard dijo que “la particularidad del conflicto actual consiste en que no es lineal ni predecible”. “Debemos tener en cuenta la posibilidad de que este conflicto cree unas condiciones que podrían llevar muy rápidamente a un adversario a considerar el uso de armas nucleares como la opción menos mala”, añadió.

En este contexto, Richard concluyó que EE.UU. requiere unas fuerzas nucleares y una infraestructura de apoyo completamente modernizadas para garantizar la protección de su pueblo. “No podemos continuar extendiendo indefinidamente la vida de nuestras armas y sistemas sobrantes de la era de la Guerra Fría”. puntualizó.

Rusia: “No buscamos ningún enfrentamiento”. A principios de abril, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, declaró que Washington se comporta como un “gamberro barrio bajero”. “Ahora se ha puesto de moda describir lo que pasa con ejemplos tomados de la vida. Todos jugamos en el recreo en la infancia […] y siempre había dos o tres gamberros principales” que “controlaban a todos” y “les quitaban dinero”, explicó el diplomático. Nunca hemos representado y no representamos una amenaza para nadie.

Pero, por supuesto, nunca permitiremos que nadie, incluido EE.UU., nos amenace, nos dicte algo e infrinja nuestros intereses, señaló, por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Cuando el presentador comentó que los políticos estadounidenses y de la OTAN usan últimamente la palabra “guerra” con más frecuencia, Lavrov dijo que esta palabra fue “introducida en el uso diplomático e internacional por nuestros colegas occidentales”, al tiempo que reconoció que el enfrentamiento ruso-estadounidense “ha tocado fondo”.

“Por otro lado”, continuó, “en el fondo existe la esperanza de que todas las personas se comporten como adultos y comprendan los riesgos asociados con el aumento de la tensión”. Según Lavrov, la actitud desafiante que adopta la Administración Biden ante Rusia, que se apoya en presión, sanciones y retórica dura, “no tiene ninguna posibilidad de éxito“.

La política de sanciones de Estados Unidos contra Rusia comenzaron antes de la llegada a la casa Blanca de Barack Obama, recordó el canciller: “como muchas otras restricciones, simplemente adquirieron una forma exagerada e ideologizada a partir de 2013, incluso antes de [el conflicto en] Ucrania”.

En cuanto a la posibilidad e entablar “un diálogo serio” entre Moscú y Washington, Lavrov la considera improbable mientras el Gobierno estadounidense siga intentando culpar a Rusia de las consecuencias de su propia política “imprudente”.

Al comentar el despliegue norteamericano de defensas anti misiles en Europa y en la región de Asia-Pacífico, Lavrov lo encuadró dentro de un “proyecto global” de EE.UU. destinado a contener a Rusia y China y a asegurarse un “dominio absoluto”.

“Ya nadie dice que esto sea contra Irán. Esto se anuncia sin ambigüedades como un proyecto global diseñado para contener a Rusia y China”, dijo el diplomático.

“Lo mismo está sucediendo en la región de Asia y el Pacífico. Nadie está tratando de fingir que esto es contra Corea del Norte. Este es un sistema global diseñado para respaldar las pretensiones de dominio absoluto de EE.UU., incluso en la esfera nuclear y estratégico-militar”, agregó.

En este sentido, Lavrov recordó la salida de Washington del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (Tratado INF) en 2019, el cual, según su opinión, se intentó justificar “con pretextos inverosímiles”.

Además, de la “indignante” retórica de EE.UU. ha ido acompañada de una “imprudente” expansión de las instalaciones militares de la OTAN hacia el este de Europa y de la transformación en permanente de la presencia rotatoria en las fronteras rusas con los países bálticos y en Noruega y Polonia, destacó el canciller ruso.