Las amenazas y chantajes de Pfizer en países sudamericanos

El laboratorio Pfizer fue acusado de “intimidar a los Gobiernos latinoamericanos en las negociaciones de la vacuna contra el Covid-19, y ha pedido a algunos países que pongan sus activos soberanos que incluyen edificios de embajadas y bases militares- como garantía contra el costo de futuros casos legales”.

La farmacéutica estadounidense habría pedido eximirse de responsabilidades ante posibles resultados adversos en el uso de los fármacos, según una investigación periodística realizada por el The Bureau of Investigative Journalism y se dio a conocer una investigación.

Ver el pliego de condiciones vinculantes de Pfizer y Biontech, revelando los abusivos pedidos de la multinacional farmacéutica estadounidense Pfizer a países sudamericanos, los que fueron descriptos como “intimidación de alto nivel”, con requisitos de inmunidad que obligaban a los Estados nacionales a responder incluso con “activos soberanos” ante potenciales demandas judiciales a mediano y largo plazo por “reacciones adversas”: “exigieron una indemnidad adicional contra cualquier reclamo civil que los ciudadanos pudieran presentar si experimentaban efectos adversos, después de ser vacunados”.

De forma pública, el entonces ministro de Salud, Ginés García González, ya había expresado: “Pfizer se portó mal con Argentina”. En efecto, el país sudamericano fue usado como sede para los ensayos clínicos (en civiles y militares) de la vacuna, pero hoy la ciudadanía no puede contar con ese producto para combatir la pandemia por la falta de acuerdo.

En el caso de la Argentina, las conversaciones pronto se volvieron tensas y complicadas: En lugar de ceder en algunos puntos, Pfizer exigía más y más y se reclamó que el país “contratara un seguro internacional para pagar posibles casos futuros contra la empresa, Nos ofrecimos a pagar millones de dosis por adelantado, aceptamos este seguro internacional, pero la última petición fue extraordinaria: Pfizer exigió que los activos soberanos de Argentina también formaran parte del respaldo legal. Era una exigencia extrema que sólo había escuchado cuando había que negociar la deuda externa, pero tanto en ese caso, como en este, la rechazamos inmediatamente.

Las mismas exigencias se hicieron al Ministerio de Salud de Brasil. Pfizer pidió que le otorguen indemnidad y solicitó al ministerio que pusiera activos soberanos como garantía, además de crear un fondo de garantía con dinero depositado en una cuenta bancaria en el extranjero. En enero, el ministerio rechazó estas condiciones, calificando las condiciones de “abusivas”.

En Perú, Pfizer reclamó durante el proceso de negociación incluir cláusulas que reducían la responsabilidad de la empresa ante posibles efectos adversos: “el 1 de diciembre de 2020, el gabinete del nuevo Presidente del Perú, Francisco Sagasti, emitió un decreto supremo que expresaba el compromiso del Perú a someterse a arbitrajes internacionales, ante controversias que surgieran en los contratos para la compra de vacunas. La norma también precisó que el Perú renunciaba “a la inmunidad soberana del Estado para la ejecución de una decisión arbitral” (…) Desde el pliego de condiciones vinculantes entre Pfizer y el Ministerio de Salud, el Gobierno aceptó asumir todos los gastos de posibles demandas en cualquier parte; transporte; distribución; o productos relacionados a la vacuna”. Pfizer llegó a recurrir a amenazas: “Compren más, o van a matar a la gente, la gente va a morir por su culpa”.

La investigación que se revela de la firma Pfizer y que publica el medio peruano, Ojo Público, forma parte a su vez del Bureau of Investigative Journalism, una entidad periodística con sede en Londres y que es auspiciado a su vez por, entre otros, la Bill and Melinda Gates Foundation y la Open Society Foundations, por lo que no se debe descartar que la información, si bien fidedigna, sea también parte de una guerra entre corporaciones farmacéuticas y/o pases de factura a nivel global entre gigantes corporativos.

Canadá ha comprado suficientes dosis para inocular cada canadiense cinco veces, mientras que Estados Unidos, Reino Unido, la UE, Australia, Nueva Zelanda y Chile han comprado suficientes para vacunar a sus ciudadanos al menos dos veces, aunque algunas de las vacunas aún no han sido aprobadas.

“Estamos en una crisis tan masiva”, dijo Fatima Hassan, fundadora de la Iniciativa de Justicia sanitaria de Sudáfrica. “Si incluso en Sudáfrica no podemos vacunar ni a la mitad de nuestra población pronto, ni siquiera puedo imaginar cómo lo harán Zimbabue, Lesotho, Namibia y el resto de África. Si esto va a continuar por otros tres años, no vamos a obtener ningún tipo de inmunidad continental o global”.

AstraZeneca, la empresa detrás de la vacuna adenovirus desarrollada con la Universidad de Oxford, ha autorizado a otras diez empresas del Reino Unido, India, Brasil, Japón, Corea del Sur, China, Australia, España, México y Argentina para fabricar su producto, además de sus propias fábricas en el Reino Unido y Europa. Si bien la mayoría de estas empresas tienen permiso para fabricar la vacuna sólo para un área geográfica específica, al menos es un intento de fabricar a escala mundial. Los activistas han criticado a otros gigantes farmacéuticos por no licenciar a más empresas manufactureras de todo el mundo.

Las vacunas de Pfizer y Moderna también son mucho más costosas. Aunque muchos de los acuerdos sobre vacunas se han mantenido en secreto, la información filtrada por un funcionario belga mostró que la UE pagó entre 2 y 18 dólares por dosis, y las vacunas contra el ARNM de Pfizer y Moderna son las más caras con más de 14 dólares, mucho más de lo que los países de bajos ingresos pueden permitirse.

En la India, donde se lleva a cabo gran parte de la fabricación farmacéutica del mundo, el Instituto Sérico está produciendo los mayores envíos de vacunas tanto de AstraZeneca como de Novavax. Sin embargo, debido a que tiene una licencia no comercial para el jab AstraZeneca, el Instituto Sérico puede exportar su propia versión – Covishield – a 92 de los países más pobres del mundo. A diferencia de AstraZeneca, el Instituto Sérico no ha prometido mantener el precio del costo, y está cobrando a la India 3 dólares por dosis, Sudáfrica y Brasil 5 dólares, y Uganda 7 dólares, donde la UE sólo pagó a AstraZeneca 2 dólares. Ni AstraZeneca ni el Instituto Sérico respondieron a una solicitud de comentario.

Muchas naciones, particularmente en América Latina, Asia y Oriente Medio, han recurrido a las vacunas rusas y chinas, que aún no han sido aprobadas por lo que la OMS define como un regulador estricto. Según el sitio web del fabricante, más de 50 países también han solicitado la vacuna Sputnik V de Rusia.

En octubre de 2020, un grupo de países, encabezados por la India y Sudáfrica, pidió a la Organización Mundial del Comercio que suspendiera temporalmente los derechos de propiedad intelectual de las vacunas y medicamentos Covid-19, lo que significa que cualquier productor genérico podría empezar a fabricarlos. Si bien la OMS apoya esto, países como Estados Unidos, Canadá, Australia, la UE y el Reino Unido se están uniendo a las compañías farmacéuticas para oponerse a ella. Sin embargo, la reciente polémica por los retrasos en la oferta de AstraZeneca en Europa significa que incluso el Consejo de la UE está debatiendo la renuncia a los derechos de propiedad intelectual.

La dificultad para asegurar el suministro de la vacuna dejará a muchos países más pobres dependientes de Covax, una organización creada en abril de 2020 para proporcionar un “acceso innovador y equitativo a los diagnósticos, tratamientos y vacunas covid-19”. Está coordinado por la OMS, la Coalición para las Innovaciones en preparación para epidemias y GAVI, la alianza internacional de vacunas.

Sin un acceso igualitario a las vacunas, se teme que muchos países de menores ingresos no tengan suficiente stock para inocular poblaciones clave, incluidos los trabajadores sanitarios, en 2021. Sobre el terreno, los trabajadores de la salud están luchando. “La situación es muy tensa”, dijo Ireen Mutombwa, coordinador nacional de gestión de desastres de la Cruz Roja Sudafricana. “La vida de todos está en riesgo, especialmente cuando usted es alguien que está involucrado en trabajar con la comunidad.”

A los científicos también les preocupa que permitir que el virus prospere sin disminuir en algunos países podría conducir a un mayor riesgo para todos. “Cuanto más circula, más oportunidades hay para que el virus mute“, dijo la Dra. Marie-Paule Kieny, viróloga y directora de investigación del Inserm. Las variantes mutadas podrían dar lugar a muertes más directas en países subvacunados y podrían potencialmente hacer que las vacunas sean menos eficaces con el tiempo.

7 comentarios

  1. Esto es una vergüenza de carácter estratosférico.
    Como han declarado expertos mucho más calificados que yo, esta “vacuna” está en fase experimental y la están probando con nosotros en vivo y en directo.
    El Dr. Vernon Coleman afirmó que hasta el 31 de enero de 2023 no se sabrá si la “vacuna” es eficaz, en qué porcentaje, y cuales son sus efectos colaterales y/o adversos.
    Pero mientras tanto a seguir jorobando y arruinando a la población.
    ¿Tal vez se trate de eso, no? De lo contrario no se entiende.
    Ayer se reunieron, telemáticamente, los 27 presidentes que componen el Consejo de Europa y decidieron seguir adelante con la exigencia de un “pasaporte de vacunación” para poder viajar a otro país. ¿Si, de verdad?
    ¿Me quieren explicar cómo se va a conjugar la NO obligatoriedad de vacunarse con la obligación del “pasaporte de vacunación”?
    Ah, claro, es una forma sibilina de “obligarte” a que te vacunes sin manifestar abiertamente que o te vacunas o te jorobas sin moverte de casa. Que cinismo.
    En otras palabras, adios a mi viaje a Escocia, porque un servidor NO SE VACUNA.
    “La tate que los tatio”
    ¡¡¡Que harto me tienen!!!

    Le gusta a 2 personas

  2. Pues tenemos un ejemplo en Galicia Feijo quiere obligar a que todos los sus habitantes se vacunen y el carnecito de vacunación será más tarde o temprano obligatorio como hace unos años era obligatorio a seguún donde viajaras tu carnet de vacunaciones.

    Le gusta a 2 personas

  3. Tampoco es mi intención bastantes vacunas me he tenido que poner en la vida para ir por esos mundos de Dios, pero ya estaban más que testadas y probadas, ahora no me vacuno para la gripe como para ponerme esta, vamos ni a empujones ni con la GC

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.