La UE sentó las bases para una acción policial y militar contra civiles

eurofonger

Muchas cosas nos pasan desapercibidas de la que sucede en el mundo y en particular de las decisiones que se toman el la UE.

No saldremos mejores de esta pandemia que ha agravado la polarización social. El coronavirus era una oportunidad para la unión en pos del objetivo común de derrotar al virus. Pero en Estados Unidos, Brasil o España ha conseguido lo contrario.

La irrupción de la pandemia de coronavirus ofrecía una oportunidad para sanar las heridas de la polarización. Otros contextos trágicos, como desastres naturales, accidentes nucleares, ataques terroristas o guerras fueron catalizadores de consensos y de respuestas nacionales con un amplio respaldo de la opinión pública. En estas ocasiones los líderes políticos y sociales solían apelar a la identidad nacional por encima de las diferencias partidarias, lidiar con el oponente político de manera constructiva y empática y promover la cooperación, motivados por el interés general. Durante la pandemia, algunos países han seguido este patrón. Pero hay otros muchos que se caracterizan precisamente por lo contrario.

Pero no es de esto que quiero escribir si no de una decisión que se tomo en la UE en 2014 de la que nadie ha informado y ni interesa informar por razones obvias.

La “cláusula de solidaridad”  doc pdf; adoptada en 2014 debería permitir a la UE «actuar al unísono en caso de ataques terroristas, desastres naturales o desastres cometidos por el hombre». Al hacerlo, la UE está creando el marco jurídico para el despliegue de la policía y las fuerzas armadas en toda Europa. Las condiciones para la entrada en vigor de la cláusula son tan vagas como las posibles medidas.

La aprobación por parte del Consejo de Asuntos Generales en junio de 2017 fue tomada en la nocturnidad: la cuestión no estaba en el orden del día de la reunión. La prensa no lo sabía. Sin embargo, esta es una de las disposiciones más controvertidas de los tratados de la UE.

De este modo, la UE crea un marco jurídico para el despliegue de unidades policiales y militares en toda Europa. Al mismo tiempo, la Comisión Europea está trabajando intensamente para establecer una unidad de policía uniforme de la UE y una Fiscalía de la UE.

La cláusula es la base jurídica para el despliegue de las fuerzas policiales especiales de la «red ATLAS», creada por la Comisión Europea. El GSG 9 [unidad táctica de la policía de élite] de Alemania está involucrado. El año pasado, la Unidad Especial de la Policía Federal pudo llevar a cabo por primera vez un ejercicio ATLAS a gran escala en varios países.

El despliegue de la «Fuerza Europea de Gendarmería» (EUROGENDFOR) también es posible gracias a la «cláusula de solidaridad». La unidad, que tiene su sede en Vicenza (Italia), incluye a todos los Estados miembros de la UE que mantienen unidades de gendarmería, es decir, unidades de policía de estructura y mando militar. Los países fundadores de EUROGENDFOR son Portugal, España, Italia, Francia y los Países Bajos. La Fuerza de Gendarmería está realizando de forma secreta sus servicios a la UE, la OTAN o la ONU.

La cláusula también refuerza los dos centros de inteligencia de la UE. Estos son los servicios secretos de la EUMS y el INTCEN, que deberían asesorar periódicamente al Consejo de la UE sobre la “evaluación de amenazas”. Los servicios tienen acceso a material informativo de los Estados miembros de la UE y a la vigilancia por satélite de la UE.

Todavía se discute dónde se aplica realmente la “cláusula de solidaridad”, como informa más Heise. Entre las posibles aplicaciones figuran la “zona terrestre, las aguas interiores, las aguas territoriales y el espacio aéreo” de los países interesados. Sin embargo, las crisis y los desastres también se cubren cuando se originan «fuera del territorio de los Estados miembros».

De hecho, la “cláusula de solidaridad” formulada parece a medida para la fuerza ATLAS: su área de operación también se refiere a “situaciones de crisis hechas por el hombre” cuando representan una “grave amenaza física inmediata” para individuos, bienes, infraestructuras o instituciones. Según la organización británica de derechos civiles Statewatch, las finanzas de la red ATLAS han aumentado un 500% en los últimos años. El año pasado, se concedieron más fondos. Esto fue precedido por una solicitud de Austria, Alemania, Bélgica, los Países Bajos y Francia.

La “cláusula de solidaridad” es innecesaria porque la UE ya dispone de mecanismos de asistencia mutua en caso de catástrofes. Por otra parte, la cláusula refuerza el camino hacia la militarización de la política interna, ya que el personal militar también puede desplegarse en otro Estado miembro previa solicitud. Uno puede temer que esto sea el asunto de la alianza interna: debe aplicarse cuando las “consecuencias graves para las personas, el medio ambiente o los bienes” son inminentes. Incluso se incluyen bloqueos políticamente motivados en las áreas de energía, transporte y tráfico o huelgas generales.

Las posibles áreas de aplicación incluyen “área terrestre, aguas interiores, aguas territoriales y espacio aéreo” de los países interesados. Sin embargo, las crisis y los desastres también están cubiertos por la Directiva si surgen «fuera del territorio de los Estados miembros».

En lugar de militarizar la política interna mediante el uso de la fuerza militar dentro de otros Estados miembros, necesitamos fortalecer los mecanismos de solidaridad civil en la UE”.

Ahora quedaría por saber si los gobernantes estarán con los ciudadanos o contra los ciudadanos. De momento lo que hemos podido observar es que con la escusa de unas razones u otras los derechos y libertades en la UE se han recortado a los ciudadanos, en USA, Canadá y China no digamos, Oriente Medio es un aparte y en Israel también se han recortado derechos, más contra los palestinos y en Rusia Putin se ha asegurado la presidencia hasta el 2036.

P.D.

Puedes ayudarme a mantener el blog cada uno de mis artículos siempre están basados en fuentes alternativas que me cuesta su tiempo encontrarlas y analizarlas, antes de escribir el artículo.

Puedes usar estos medios y hacer tu aportación de ayuda para la edición de mi libro o mantenimiento del blog

Mediante ingreso en cuenta; EVO BANCO ES02 0239 0806 7300 2568 1016: a favor de; José M. Magallón, en concepto; libro o bien Por Pay Pal o Tarjeta de crédito

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.