Las revueltas de Hong Kong

GettyImages-1148687462-960x640

Dejando a un lado las libertades democráticas, muchas naciones del mundo, pero particularmente Estados Unidos, Gran Bretaña y China, tienen intereses que proteger en Hong Kong. La isla-ciudad es un distrito administrativo especial dentro de China con una historia única. Estuvo sujeto al dominio colonial británico durante aproximadamente 150 años, pero, en virtud de un acuerdo con la República Popular de China, en 1997 fue devuelto a China y gobernado como “un país, dos sistemas” con sus propios sistemas legales y administrativos. El estatus especial de Hong Kong le permitió convertirse en un importante centro financiero y paraíso fiscal para corporaciones internacionales. Su mercado libre está tan libre de regulación y rendición de cuentas que el conservador grupo de expertos estadounidense, Heritage Foundation, ha calificado constantemente a la ciudad como No. 1 en su Índice de Libertad Económica .

La Ley Básica lo más parecido a una Constitución que hay en Hong Kong desde que Reino Unido devolvió el territorio a China en 1997 es muy clara al respecto. La intervención militar china sólo puede ocurrir a solicitud del gobierno de Hong Kong y para el “mantenimiento del orden público y asistencia humanitaria”. La mayoría de analistas opinan que sería casi impensable que incluso un gobierno de Hong Kong altamente “pro-Pekín” quisiera que eso sucediera.

El artículo 18 de la ley básica contiene una cláusula que, según cómo sea interpretada, podría dar un amplio margen de maniobra a la intervención de Pekín en los asuntos internos de Hong Kong. Afirma que en caso de disturbios que puedan afectar a la unidad nacional o a la seguridad de la República Popular China y que requieran la declaración del estado de emergencia en el territorio, el gobierno central de China puede hacer aplicar en Hong Kong las leyes nacionales chinas que considere necesarias. Asimismo, en el artículo 23 (incorporado tras los sucesos de 1989) se prohíben los actos de traición, secesión, sedición y subversión contra el gobierno chino. El alcance de estos enunciados está todavía por ver, pero los acontecimientos recientes apuntan a una lectura más bien restrictiva de dichos artículos.

Los manifestantes alentaban a Londres para ayudarlos en su causa. Usando cascos, irrumpieron en la cámara legislativa de Hong Kong y levantaron la Union Jack . En la calle, se podía escuchar a la gente cantando el himno británico “God Save the Queen”. Pero no es solo a los británicos a quienes los manifestantes pidieron apoyo. Las banderas estadounidenses también fueron prominentes en las protestas callejeras. El líder de la organización activista de Hong Kong, Demosisto, Joshua Wong, pidió la intervención externa de Estados Unidos, Europa occidental y Japón para “liberar a Hong Kong”.

El 18 de septiembre de 2019, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, realizó una conferencia de prensa en Washington sobre los derechos humanos en Hong Kong. Pelosi dio la bienvenida a los “defensores  valientes de la democracia, de la libertad de expresión en Hong Kong”, abogando por la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong de 2019 (HR 3289) “para enviar un mensaje inequívoco de que los manifestantes de Hong Kong tienen todo el apoyo y respaldo de los Estados Unidos en su búsqueda de justicia y libertad”.

La Cámara de Representantes aprobó una ley adicional basada en la “responsabilidad de proteger”, la política intervencionista humanitaria utilizada para defender a las personas en países extranjeros de sus propios gobiernos con la premisa de que necesitan ser protegidos y que los Estados Unidos deberían hacerlo. La Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong se aprobó en la Cámara con apoyo bipartidista el 15 de octubre. La Cámara también aprobó una resolución que condena al gobierno chino en Beijing y, además, la Ley de Protección de Hong Kong, que restringe el equipo de control de multitudes no letal exportaciones a Hong Kong.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China convocó al embajador de Estados Unidos, Terry Branstad, para protestar contra la aprobación en el Congreso de Estados Unidos de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, diciendo que equivalía a una injerencia en un asunto interno de China.

La gente común de Hong Kong tiene motivos para estar enojada. La ciudad es la más cara del mundo para vivir con el alquiler más alto, según el “Mapa de los precios mundiales” de Deutsche Bank de 2019. Muchas personas experimentan pobreza extrema. Pero su ira está dirigida a la administración de la ciudad de Hong Kong y Beijing, no a la brecha de riqueza.

El National Endowment for Democracy (NED) fomenta movimientos en países extranjeros. Desde su inicio durante la administración Reagan en 1983, la NED, una fundación privada financiada por el gobierno de los EE. UU. Pero para la cual no existe supervisión gubernamental, ha estado otorgando subvenciones a organizaciones sin fines de lucro, trabajadores y partidos políticos en países extranjeros para influir en sus poblaciones. Y presume de su capacidad de “responder rápidamente donde sea necesario un cambio político”. En 1991, Allen Weinstein, fundador y presidente interino de NED, dijo: “Mucho de lo que hacemos hoy fue hecho hace 25 años por la CIA”. David Ignatius, como editor extranjero del Washington Post, se refirió con aprobación al NED como “el padre del azúcar de las operaciones abiertas”. Y por supuesto ahí esta la NED. Financiando la Ampliación de los derechos de los trabajadores y la democracia Eso es injerencia en un país soberano, lo mismo que esta sucediendo en Sur América ¿o no?

China ha suspendido las solicitudes de los buques militares estadounidenses para visitar Hong Kong después de que el Congreso de los Estados Unidos aprobara dos proyectos de ley en apoyo de violentas protestas antigubernamentales en el centro financiero chino de Hong Kong, visitas tradicionales de descanso de buques y personal. Cuatrocientas bases militares la mitad de las 800 bases militares estadounidenses en el extranjero rodean a China.

Estas revueltas no son algo espontáneo al menos llevarían al menos preparándose al menos dos años. Según lo expuesto por el documental de la Occupy Central fueron entrenados hace dos años. Por lo tanto, es muy posible que miles de manifestantes contra la extradición hayan sido entrenados en 2017 o incluso en 2018 para prepararse para la actual protesta contra la extradición. Dimsum Daily a través de Google. Se informa que el motor de búsqueda bloquea sitios críticos de las protestas de Hong Kong.

Sara Flounders, del Centro de Acción Internacional con sede en Nueva York, que aboga contra la guerra y el racismo, ubica las manifestaciones de Hong Kong dentro de una verdadera perspectiva global, las crecientes manifestaciones están vinculadas a la guerra comercial de Estados Unidos, los aranceles y el cerco militar de China. 

Las características legales particulares de Hong Kong no solo han permitido a China ascender como una potencia económica y proteger a las corporaciones extranjeras de los impuestos y aranceles, sino que también han permitido que una persona salga con la suya. Esto se debe a que Hong Kong carece de un tratado de extradición para quienes cometen crímenes en Taiwán y China. Cuando se alegó que un residente de Hong Kong había asesinado a su novia embarazada mientras estaba de vacaciones en Taiwán en 2018, el acusado huyó a Hong Kong donde no podía ser procesado. El gobierno administrativo de Hong Kong intentó enmendar su ley de extradición como resultado del incidente. Pero los manifestantes afirmaron que la extradición se extendería a la extralimitación de la República Popular China y provocaría que los ciudadanos de Hong Kong fueran privados de sus libertades.

¿Deberían los defensores de la paz y la justicia apoyar los esfuerzos pro-democráticos cada vez que surjan en el mundo?. Incluso algunos medios alternativos estadounidenses que se identifican como liberales y progresistas se han unido al coro, retratando las protestas en Hong Kong como la noble búsqueda de las libertades democráticas, la valiente resistencia al autoritario gobierno chino que oprime al pueblo. Así que de persistir los EE.UU., en esta actitud no sería descabellado pensar que China aplicara el Art. 18 de la Ley Básica.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

3 comentarios

  1. Pues ya sabes lo que dice la sabiduría popular:
    “Blanco y en botella, leche”.
    Si EE.UU está alimentando las revueltas en Hong Kong se está equivocando.
    Pero no los creo tan torpes. Así que me inclino a pensar que China quiere aplicar el art.18 para ejercer un dominio total sobre la antigua colonia británica.
    Que ya les vale también a los hijos de la Gran Bretaña. Allá donde meten sus zarpas dejan una “huella imborrable”.
    Tómese el entrecomillado como mejor guste al lector.
    Saludos.
    ARTURO

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.