Protestas globales: Rusia y China corren el riesgo de terminar en el lado equivocado de la historia

Hong-Kong-protestsTsuen-Wan-March-image-via-Wikimedia-Commons-300x215

Rusia estaría tratando de capitalizar en todo el mundo, particularmente África, su credibilidad recién descubierta en Medio Oriente, ya que intentaría proyectarse como una potencia mundial a la par con los Estados Unidos y China.

Los líderes africanos se reunieron a fines de octubre en el resort de Sochi en el Mar Negro para la primera cumbre africana rusa presidida por Vladimir Putin. China ha acogido cumbres regionales similares. Rusia, junto con China, que tiene el músculo financiero y comercial que le falta a Moscú, está disfrutando de su gloria.

Pero Moscú y Pekín podrían encontrarse en situaciones difíciles, ya que las protestas en todo el mundo desde América Latina hasta Hong Kong amenazan con ponerlas en el lado equivocado de la historia. Irán, el socio de Rusia para apoyar al presidente sirio Bashar Assad y un nodo estratégico en la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda y China, está luchando para hacer frente a las crecientes protestas.

Los manifestantes en Irak han denunciado la influencia iraní en el país, mientras que el aliado chií libanés de Irán, Hezbollah, es parte de la élite que los manifestantes consideran responsable del malestar económico de su país. Rusia y China son muy conscientes del riesgo, no solo por la resistencia de las protestas en Hong Kong, sino también por las revueltas populares pasadas en las antiguas repúblicas soviéticas que constituyen el punto débil de Rusia. Algunas de esas repúblicas bordean la provincia de Xinjiang, del noroeste de China, estratégicamente importante pero problemática.

Las recientes protestas en Kazajstán se debieron tanto a cuestiones de gobernanza nacional como a la influencia china en el país y la represión contra los musulmanes turcos, incluidos los kazajos étnicos en Xinjiang. Asia central, además, podría ser un cisne negro para Beijing. Es, junto con las naciones del sudeste asiático Laos y Camboya, el hogar de los países más endeudados con China.

Un estudio reciente realizado por académicos de la Escuela Kennedy de la Universidad de Harvard, la Universidad de Múnich y el Instituto Kiel para la Economía Mundial concluyó que aproximadamente la mitad de los préstamos chinos en el extranjero permanece sin registrar, dejando a Asia Central y otras naciones sin una supervisión precisa de su deuda.

“Estas deudas ocultas en el extranjero plantean serios desafíos para el análisis del riesgo país y la fijación de precios de los bonos”, advierte el estudio. El riesgo de terminar en el lado equivocado de la historia es aún mayor, ya que Rusia ve la prevención y o la lucha contra la revuelta popular como uno de sus objetivos al intentar estabilizar el Medio Oriente, una región devastada por el conflicto y la guerra llena de riquezas.

Las libertades democráticas aparte, pero particularmente los Estados Unidos, Gran Bretaña y China tienen intereses para proteger en Hong Kong. El acuerdo ha sido de beneficio mutuo tanto para los extranjeros como para la República Popular Para el Trabajo. Como explica Reuters: China utiliza los mercados de divisas, acciones y deuda de Hong Kong para atraer fondos extranjeros, mientras que las empresas internacionales utilizan Hong Kong como Launchpad para expandirse a China continental.” La injerencia de Washington y Londres en los asuntos internos chinos, apareció en la edición de China Daily, HK, patrocinada por el gobierno chino:

Hay dos razones por las que eligieron el proyecto de ley de enmienda de la ley de extradición como punto de inflexión en su disruptiva estrategia de Hong Kong. Uno es su fracaso para apoderarse del poder de gobierno de Hong Kong a través de sus representantes políticos con la “verdadera democracia” como excusa. La otra es la necesidad de facilitar la estrategia global actualizada del gobierno de Estados Unidos desde 2018 que considera a China como su principal rival”.

Rusia, como parte de su esfuerzo de estabilización a raíz de su intervención en Siria, ha propuesto reemplazar el paraguas de defensa estadounidense en el Golfo con un acuerdo de seguridad multilateral. “Rusia está buscando estabilidad, lo que incluye prevenir las revoluciones de color”, dijo Maxim Grigoryev, director de la Fundación para el Estudio de la Democracia con sede en Moscú, utilizando el término empleado para describir las revueltas populares en países que alguna vez formaron parte de la Unión Soviética.

Haciéndose eco de la política del Kremlin, Grigoryev dijo que Siria era “un modelo para estabilizar un régimen y combatir el terrorismo”. La intervención militar rusa en Siria ha ayudado al presidente Assad a ganar ventaja en una guerra brutal de más de ocho años en la que el gobierno sirio ha sido acusado de cometer crímenes contra la humanidad.

Rusia ha negado las acusaciones de que su fuerza aérea haya bombardeado repetidamente a hospitales y otras instituciones civiles. Sería poco “creíble” por la afinidad  de Rusia, con Siria como modelo, vaya con las protestas impulsadas por los jóvenes que ya han afectado a 12 de los 22 miembros de la Liga Árabe. En algunos de los incidentes más dramáticos, las revueltas populares de este año obligaron a los líderes de Argelia, Sudán y Líbano a renunciar a su cargo. El primer ministro iraquí, Adil Abdul-Mahdi, sería el último de la lista.

Timothy Kaldas, (pro-USA) miembro del Instituto Tahrir para la Política de Medio Oriente, comentó sobre las protestas en el Medio Oriente: “Esto no es una revolución contra un primer ministro o un presidente”. Es un levantamiento que exige la partida de toda la clase dominante, de las personas que a Rusia y China les gustaría ver permanecer en su lugar. 

América Latina y África, como el Medio Oriente y Asia Central, donde viven países a menudo mal gobernados, ricos en recursos y con poblaciones juveniles, en muchos aspectos no son tan diferentes.

Algunos líderes latinoamericanos, incluidos el FM argentino Jorge Faurie y Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, han denunciado lo que ven como interferencia en las protestas en Chile, Ecuador, Bolivia y Haití por parte de dos países respaldados por Rusia y China. países, Venezuela y Cuba. ¿De verdad quién influye? ¿O no será que China y Rusia “defienden” a quienes los Estados Unidos pretenden destruir?.

La ministra del Interior de Ecuador, María Paula Romo, dijo el mes pasado que las autoridades habían arrestado a 17 personas en un aeropuerto, “la mayoría de ellos venezolanos … llevando información sobre las protestas”. Los analistas de políticas Moisés Naím y Brian Winter sostienen que, independientemente de si Venezuela y Cuba han tratado de explotar el descontento continental, “América Latina ya estaba preparada para la combustión”.

Funcionarios de la Embajada de Estados Unidos conspiraron y pagaron los “comités cívicos” de los cuatro departamentos orientales de Bolivia. Representando a la élite descendiente de Europa de la región más rica de Bolivia, estos grupos promovieron los asaltos racistas. Inventaron un movimiento separatista e intentaron asesinar a Morales. En respuesta, el gobierno boliviano expulsó al embajador de los Estados Unidos, a la Agencia Antidrogas y a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Los mismos engranajes pueden girar hacia el caos y la división, sembrados desde dentro y fuera de los países latinoamericanos. Venezuela y Cuba pueden no ser la razón principal de las protestas actuales. Pero si la región continúa por su camino actual, será vulnerable a la próxima conspiración, ya sea desde La Habana, Caracas o en otro lugar”.

Una conversación entre el periodista Ben Ehrenreich y Marc Steiner de The Real News Network sugieren que: Los fracasos del capitalismo han encendido las protestas en todo el mundo

Los eventos en otras partes del mundo pueden desarrollarse de manera diferente, pero Rusia y China finalmente podrían encontrarse en el lado equivocado de la historia en una era de colapso global de la confianza popular en los sistemas políticos y el liderazgo actual y protestas cada vez más intransigentes, decididas e ingeniosas.

Así es como sucede a menudo cuando Washington aplasta las aspiraciones democráticas de otros derrocando a los líderes legítimamente elegidos y reemplazándolos por figuras generalmente corruptas, a menudo dictatoriales, por definición antidemocráticas a su gusto de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

6 comentarios

  1. Malditos intereses bastardos.
    Estaba claro para cualquiera que sepa leer entre líneas que, detrás de tantas revueltas: Hong Kong, Ecuador, Bolivia, Chile…¿Me dejo alguna? Se encontraban los intereses de alguna super potencia.
    Es una auténtica vergüenza como nos manipulan y lo indefensos que estamos ante tanto despropósito.
    Gracias por ayudarnos a ver la realidad más allá de “matrix”.
    Saludos,
    ARTURO

    Me gusta

  2. Dugin is a Eurasianist (Eurasia being one of the elements of the new world order) and basically his entire political goal is to create Eurasia (read Foundations of Geopolitics).
    the “Identitarians” in europe and USA all have pretty open links to Dugin – this satanist freak who is openly anti-white

    That’s kinda weird, right? why would people who are supposed to be fighting in favor of whites by allied with a guy who openly hates whites?

    Me gusta

  3. Eurasianismo: reinicio del comunismo (judío). Rav Mordechai Shriki – Director del Instituto Rahmal (Israel) y experto principal en Kabbalah Avigdor Eskin – Sionista (Israel). Dugin Pavel Zarifullin – Jefe del Movimiento Eurasiático Internacional.
    http://rossia3.ru/mer/schrike

    Me gusta

  4. “Dorian” lo siento ese link que aportas es demasiado anti ruso e incluso diría más pro americano, y hasta puede ser natural viniendo de un ruso judío y residente en Israel sencillamente la defensa de Ukrania no tiene ni pies ni cabeza. Pero gracias igualmente

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.