La instrumentalización del “impeachment” contra Trump

4161

De mis últimos artículos sobre este asunto que puedes leer (aquí) (aquí) y (aquí). Según el punto de vista de algunos miembros del Congreso, cada vez que la Cámara esté controlada por un partido, una mayoría simple puede votar correctamente a favor del impeachment. Como dijo la congresista Maxine Waters: “El impeachment es lo que diga el Congreso. No hay una ley”. Se equivoca. La Constitución es la ley y ella no está por encima.

El pasado día 1/11/2019 La Cámara de Representantes de EE.UU., con mayoría demócrata, votó el jueves a favor de iniciar el juicio político o «impeachment» para la recusación del presidente de EE.UU., Donald Trump, Iniciando la vista pública el día 13/11/2019. Fue una votación histórica, que pone en marcha el tercer «impeachment» a un presidente en 243 años de vida de EE.UU., con los únicos antecedentes de Andrew Johnson (1868) y Bill Clinton (1997).

Los ocho grandes canales de televisión retransmiten los testimonios en directo, los periódicos empapelan sus portadas y crean boletines especiales, y los bares de Washington adaptan sus menús al escándalo. Nadie quiere faltar a la gran fiesta del juicio político a Trump.

77107460_10156196084507757_6838235474566316032_n
Alfredo Jalife

La opinión pública tampoco parece especialmente conmovida. Según la última encuesta de CBS News, la popularidad del presidente sigue siendo del 46%: exactamente igual que el pasado julio, antes de que estallase este escándalo. Antes, incluso, de que Trump hiciese la llamada su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski. Otras dos encuestas, de Gallup y de Politico/Morning Consult, reflejan que el número de votantes independientes a favor la destitución de Donald Trump ha descendido en el último mes, desde la mitad hasta un tercio de los encuestados. 

Terminaba en otro artículo; recordando estos puntos; Quedarían tres asuntos aún por conocer, 1º) cuando se desclasifican los documentos solicitados de las conversaciones de Mike Pompeo y Joe Biden, (se dijo a lo sumo 15 días han pasado ya más de 22 días, y dudo vean la luz Pompeo se la juega si sale algo sucio). 2º) si prospera la iniciativa del actual fiscal general Yuriy Lutsenko, de informar y solicitar información a los EE.UU., (hasta la fecha no hay colaboración alguna, y dudo la haya, Joe Biden arriesgaría cárcel y el mentor de Zelensky, Zlochevsky también). Y 3º)l a identidad del denunciante” supuestamente de la CIA,(sigue protegido no se sabe quién es aún, ¿pero en verdad existió este denunciante?). Y finalmente se van arriesgar investigar donde fueron a parar los prestamos del FMI, porque como se emplearon parte ya los sabemos. Hasta la fecha solo se ha conocido por fin!!! la identidad del denunciante.

El teniente coronel Alexander Vindman, hijo de inmigrantes de la antigua URSS se alistó al Ejército como muestra de su patriotismo. Los republicanos cargaron contra su declaración letal. Consejero del Estado Mayor y el Gobierno para cuestiones geoestratégicas relacionadas con Ucrania y Rusia, y testigo directo de la conversación entre el presidente Trump y su homólogo ucraniano, Vladimir Zelenksi.

7bc5b34d4993a6f14ee666e884bc1438b0ef220a
En caso de recibir amenazas de muerte, el Pentágono tiene todo listo para enviar al teniente coronel Alexander Vindman y a su familia a una base militar.

La Casa Blanca responde al testigo de juicio político: “El presidente está a cargo de establecer la política exterior.” Los funcionarios de la Casa Blanca emitieron el martes una respuesta al testimonio del teniente coronel Alexander Vindman en la investigación de juicio político de la Cámara de Representantes, diciendo que no tenía más que desacuerdos sobre la política en Ucrania, ya que la Casa Blanca establece la política “no burócratas no elegidos”.

Vindman, que forma parte del Consejo de Seguridad Nacional, le dijo al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que estaba preocupado por la administración Trump por que le pedía a Ucrania que investigara al ex vicepresidente Joe Biden y el papel de Ucrania en la supuesta intromisión electoral de 2016.

Y ahí, aparece una nueva actora; Alexandra Chalupa, download-4_85_originvestigadora contratada de la oposición que trabajó en 2015 y 2016 para el Comité Nacional Demócrata (DNC) con amplias fuentes ucranianas, se reunió con múltiples funcionarios en la administración del presidente Barack Obama en la Casa Blanca, según registros de visitantes examinados por Judicial Watch

Chalupa se dirigió a la embajada ucraniana en Washington en 2016 en busca de información sobre Paul Manafort, el gerente de campaña del entonces candidato Donald Trump, y sobre los posibles vínculos de Trump con Rusia.

Los esfuerzos de Chalupa para implicar a Trump y Manafort fueron reportados por primera vez en 2017 por Kenneth Vogel del medio “Político”, quien dijo que “se reunió con altos funcionarios de la Embajada de Ucrania en Washington en un esfuerzo por exponer los lazos entre Trump, y el principal asistente de campaña Paul Manafort, y Rusia, según personas con conocimiento directo de la situación”.

Vogel dijo que Chalupa fue parte de un esfuerzo en el que funcionarios ucranianos “trataron de ayudar a Hillary Clinton para ganar las elecciones y para perjudicar a Trump cuestionando públicamente su aptitud para el cargo”. También difundieron documentos que implican a un importante ayudante de Trump en corrupción y sugirieron que estaban investigando el asunto, solo para retirarse después de las elecciones. Y ayudaron a los aliados de Clinton a investigar información perjudicial sobre Trump y sus asesores. 

En 2017, el senador Charles Grassley (republicano de Iowa) le dijo al entonces fiscal general adjunto Rod Rosenstein en una carta que “las acciones de Chalupa parecen mostrar que ella estaba trabajando simultáneamente en nombre de un gobierno extranjero, Ucrania, y en nombre de la Campaña de DNC y Clinton, en un esfuerzo por influir no solo en la población votante de los EE. UU”.

Entonces, sí destituyen a Trump!. También impugnen retroactivamente a todos los presidentes y funcionarios de bajo alto y nivel que alguna vez hayan estado involucrados en este tipo de acuerdos quid pro quo y de cambio de régimen por medio de ayuda que se han cortado en el pasado. Es decir: ¡Acusen a todos!

Lo inaudito es que tanto el Tte Coronel Alexander Vindman y Alexandra Chalupa mantuvieran varias entrevistas “secretas” con el Comité Nacional Demócrata. Nuevos testigos exonerarían al Presidente Trump. Lo que se hace evidente como indica Tom Fiton que deberían ser investigados.

Una Cámara partidista que votara para destituir al presidente Trump, seguido de una votación partidista en el Senado para absolverlo, no sólo perjudicaría al Partido Demócrata como los votos en el caso de Clinton perjudicaron al Partido Republicano perjudicaría a su Constitución y polarizaría aún más nuestra ya dividida nación. Y, lo que es más importante, el mal uso del poder del impeachment de manera partidista representaría, en palabras de Hamilton, “el mayor peligro” para nuestra Constitución. Y de otra manera será inevitable aparezcan más documentos en los que se implique a Obama y Clinton de los tantos que ya hay, esta no es solo una lucha por el presidencia de la Casa Blanca.

El resultado, la Cámara de Representantes imputará al presidente, y el Senado, bajo control republicano, lo absolverá. (Caso Bill Clinton a la inversa). El proceso también está escrito de antemano. Las personas que están testificando en público ya lo hicieron antes a puerta cerrada, y sus posturas fueron filtradas a la prensa. Sólo estamos reviviendo una trama que reviviremos una vez más durante el juicio.

El lado de la farsa izquierda/derecha puede subirse al caballo todo lo que se quiera y decir que cuando Trump juega al quid pro quo con gobiernos extranjeros para cubrir los bolsillos de sus amigos contratistas militares.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.