¿Hubiera sido posible otra España, si la guerra civil la hubiera ganado la República?

Yalta_summit_1945_with_Churchill,_Roosevelt,_Stalin

Este artículo lo iba a publicar hace un tiempo, durante la pasadas negociaciones para intentar formar gobierno que esperaba saliera otro gobierno frente populista…pero el resultado desechada la opción de formar un gobierno y convocar nuevas elecciones el resultado ha sido mucho peor del esperado. 

Os invito a quienes leáis este artículo, al final hay escrita una conjetura, ¿que pensáis?, dar vuestra opinión.

Nunca he entendido cómo fue posible que los partidos que nos llevaron a la guerra civil PSOE, PNV, ERC y PCE participaran en la redacción, soterradamente de la hoy prostituida Constitución española o prohibidos. ¿No había intelectuales, juristas, independientes, ajenos al pasado para hacerlo posible?, o porque las influencias, del ejército, iglesia y monárquicos, si ya teníamos las malas experiencia de las anteriores Constituciones. 

Dicen se fijaron en la Constitución de Alemania.La Constitución de 1978, a juicio de quienes la elaboraron y estudiaron, tiene dos fuentes primordiales de inspiración: la Ley Fundamental de Bonn de 1949 y la Constitución de la República española de 1931Pero también se tuvo muy en cuenta la Constitución italiana, algún punto muy concreto de la Constitución de Portugal, y, en algún supuesto, la Constitución de la V República francesa”. Pues vaya mala copia que hicieron.

El 19 de julio de 1945 Conferencia de Potsdam. Se decidió parte del destino de España y lo que pensaban de Franco, según los documentos desclasificados por el Departamento de Estado de Estados Unidos esta fue la conversación entre los tres líderes en la que discutieron y discreparon sobre la forma en que debían acabar con Franco y su régimen: Extractos del documento de 40 páginas, sobre España empieza en la página 26. En realidad este tratado sirvió para dos cosas, repartir las fronteras de la nueva Europa y decidir si España podría incorporarse a la ONU. Se rechazo su incorporación por ser una dictadura, pero entre sus fundadores había otras, como China, Checoslovaquia, Polonia, Paraguay, Bielorrusia y la URSS. Si bien en el 1955 España fue admitida.

Diálogos entre Stalin, Truman y Churchill:

Stalin: Es necesario examinar la cuestión del régimen de España. Nosotros los rusos consideramos que el presente régimen de Franco en España fue impuesto por Alemania e Italia y que entraña grave peligro para las naciones unidas amantes de la libertad. Opinamos que será bueno crear condiciones tales que el pueblo español pueda establecer el régimen que elija.

Churchill: Estamos debatiendo aún las cuestiones que vamos a incluir en la agenda. Convengo que la cuestión de España debería ser incluída en ella.

Truman: ¿Quiere el generalísimo [por Stalin] así parece ser le llamaba, hablar sobre la cuestión?.

Stalin: Se han distribuido copias de la propuesta. No tengo nada más que añadir a lo que en ella se expresa.

Churchill: Señor presidente [de Estados Unidos, Harry Truman], el Gobierno británico siente odio contra Franco y su Gobierno y aún perdura […]. El hecho de que hayan sacado a los prisioneros que han estado en prisión durante años y les hayan disparado por lo que había ocurrido mucho tiempo antes indica que España no es un democracia de acuerdo con las ideas británicas sobre este tema. Cuando Franco me envió una carta proponiéndome hacer una alianza de Occidente contra Rusia, le envié una respuesta fría. Eso demuestra que los sentimientos de Gran Bretaña son contrarios al régimen de Franco.

Stalin: Yo no he recibido ninguna copia de la respuesta británica a Franco.

Churchill: Veo alguna dificultad en adoptar el borrador propuesto por el generalísimo en su primer párrafo, el que trata de la ruptura de toda relación con el Gobierno de Franco, que es el Gobierno de España. Creo que, considerando que los españoles son orgullosos y quisquillosos, semejante medida causaría el efecto de unir a los españoles en torno de Franco, incluso los que ahora reniegan de él, en vez de apartarlos de él […]. El resultado sería un fortalecimiento de la posición de Franco. Y él tiene un ejército, aunque este no sea muy bueno. Si con esta acción que propone él resultaría fortalecido, sería necesario considerar si tendríamos que intervenir por la fuerza. Y yo estoy en contra de usar la fuerza. En contra de interferir en los países que diferentes regímenes que el nuestro, a menos que seamos provocados por ellos. Por lo que toca a los países que han sido liberados en el curso de la guerra, no podemos permitir que se establezca en ellos un régimen fascista, pero aquí tenemos un país que no tomó parte en la guerra. Por eso es por lo que soy contrario a interferir en sus asuntos internos. El gobierno de Su Majestad [Gran Bretaña] necesitará debatir muy detenidamente esta cuestión antes de decidir romper relaciones con España. Estoy preparado a tomar cualquier medida que sea necesario dentro de la diplomacia para acelerar la salida de Franco del poder.

Truman: No siento ninguna simpatía hacia el régimen de Franco, pero no deseo tomar parte en una guerra civil española. Ya ha sido más que suficiente con la guerra en Europa. Nos alegraríamos mucho de reconocer otro gobierno en España en vez del Gobierno de Franco, pero pienso que es una cuestión que ha de resolver la propia España.

Stalin: ¿Es decir que no habrá cambios en España?. España está ganando fuerza ya. Se está alimentando de regímenes semi-fascistas de otros países. Esto no es un tema interno. El régimen de Franco fue impuesto a los españoles por Hitler y Mussolini, cuyos regímenes a su vez estaban en proceso de destrucción. Me creo que no sintáis ningún tipo de afecto por Franco, pero esto tiene que ser demostrado con hechos. No estoy proponiendo ninguna intervención militar, ni que desencadenemos una guerra civil que se podría perder (ya la perdieron). Solamente deseo que el pueblo español sepa que nosotros, los dirigentes de la Europa democrática, adoptamos una actitud negativa con respecto al régimen de Franco. A menos que lo declaremos así, el pueblo español tendrá motivo para pensar que no somos contrarios a dicho régimen. Podrán decir que, dado que hemos dejado en paz al régimen de Franco, esto significa que lo apoyamos. La gente entenderá que lo hemos aprobado o que le hemos dado nuestra bendición tácita. Esto constituye un grave cargo contra nosotros. No me agrada estar entre los acusados.

Churchill: La URSS ya no tiene relaciones diplomáticas con el Gobierno español, así que nadie podrá acusarle de lo que está diciendo ahora.

Churchill: Todo gobierno es dueño de expresar sus ideas […]. Nosotros tenemos antiguas relaciones comerciales con España, que nos proporciona naranjas, vino y otros productos a cambio de nuestras propias mercancías. Si nuestra intervención no diera los frutos deseados, yo no querría que este comercio se detuviera. Por otra parte, comprendo totalmente la actitud adoptada por el generalísimo Stalin contra España. Franco tuvo el valor de enviar a su División Azul a Rusia [para luchar junto a los alemanes contra la URSS], por lo que entiendo muy bien la posición rusa […]. Pero España no nos ha hecho nada a nosotros. Nadie duda de que el generalísimo Stalin odia a Franco y creo que la mayoría de los británicos comparte ese odio […]. Yo únicamente deseo subrayar que la URSS ha sido dañada por Franco como ningún otro país.

Stalin: No es una cuestión de perjuicios. Aún así, creo que Inglaterra también ha sido perjudicada por el régimen de Franco. Durante mucho tiempo, España puso su costa a disposición de Hitler para que la usasen sus submarinos. Puede usted decir, por tanto, que ha sufrido daños causados por Franco de una forma u otra. Pero no deseo que este asunto se valore desde ese punto de vista. Lo que importa no es la División Azul, sino el hecho de que el régimen de Franco es una amenaza grave para Europa. Esto debe ser recordado. Por eso creo que algunas decisiones deben ser tomadas, incluso si eso significa que se rompan las relaciones diplomáticas y se crea que eso es un daño severo. Creo que debemos hacer algo contra ese régimen. Podemos encontrar otros medios. Solo tenemos que decir que no simpatizamos con el régimen de Franco y que consideramos justa la exigencia de democracia por parte del pueblo español. Solo tenemos que indicarlo y no quedará nada del régimen de Franco, se lo aseguro. Propongo que los ministros de Asuntos Exteriores debatan si puede encontrarse otra forma más suave o flexible para hacer patente que las grandes potencias no apoyan a Franco y su Gobierno.

Truman: Me parece bien. Propongo pasar el asunto a los ministros.

Churchill: Debo oponerme a esto. Creo que este es un asunto que debe ser resuelto en esta reunión por los líderes de los gobiernos. Interferir en los asuntos internos de otros países es una cuestión peligrosa.

Churchill: Portugal también podría ser condenado por tener un régimen dictatorial.

Stalin: No es la dictadura lo que importa. El régimen de Portugal es el resultado de un proceso interno, mientras que el régimen de Franco fue instaurado desde el exterior, por medio de la intervención de Hitler. Franco se comporta de manera provocadora y da asilo a nazis.

Churchill: En la Guerra Civil española hubo una intervención por ambas partes. La URSS intervino en un bando y Hitler y Mussolini, en otro. Pero, además, eso fue hace ya mucho tiempo. Creo que las acciones que tomáramos en esta reunión con respecto a ese problema serviría más para consolidar a Franco en su cargo. Y el Gobierno británico no va a apoyar ni lo más mínimo a su régimen más allá de ese comercio.

Truman: Propongo que sean los ministros de Asuntos Exteriores quienes debatan si se puede encontrar otra forma más suave de llegar a un acuerdo en este asunto.

Tras Potsdam.

En el comunicado posterior a las reuniones de la Conferencia de Potsdam publicado el 2 de agosto de 1945, Truman, Churchill y Stalin declararon finalmente: «Nuestros tres Gobiernos creen que es su deber señalar que no darán, en lo que les concierne, su apoyo a una solicitud de admisión que sea presentada por el actual Gobierno español, el cual, habiendo sido establecido con el apoyo de las potencias del Eje, no posee, en razón de sus orígenes, de su naturaleza, de sus antecedentes y de su estrecha asociación con los Estados agresores, los títulos necesarios para justificar su entrada». 

Stalin murió en 1953 y Churchill, que dejó de ser primer ministro británico en 1955, nunca estableció relaciones con España salvo la comerciales que ya existían. Por su parte, Estados Unidos también las rompió poco después con España, y su presidente no perdió su oportunidad de declarar públicamente en varias ocasiones que «nunca había sentido mucha simpatía hacia España».

Mientras ya otro presidente de los EE.UU., negociaba en secreto con Franco la implantación de bases militares en España y le concedía al régimen ayudas económicas millonarias el famoso Plan Marshall. Y aún hay más, años después no impidió al Presidente de USA Lindón B. Johnson solicitar a Franco la ayuda de España para la Guerra del Vietnam, que Franco rechazo parcialmente ya que sí envió médicos y ayuda sanitaria.

Habría que esperar varios años, para que vieran la luz las actas que habían firmado de su puño y letra los siete ponentes Pérez-Llorca, Cisneros, Herrero de Miñón, Peces-Barba, Solé Tura, Roca y Fraga, quienes habían jurado guardar secreto de las deliberaciones. “Llama la atención el hecho de que los grandes temas que preocupaban (forma de Estado, relaciones Iglesia Estado, Fuerzas Armadas, organización del Estado, derechos fundamentales) fueron abordados por la ponencia que trabajo siempre con espíritu de consenso”. Es interesante leerla. 

actas-secretas-en-una-caja-fuerte-asi-se-negocio-la-constitucion

Es una pura conjetura; tal vez si hubiera ganado la guerra civil la República, hoy tendríamos otra España distinta más parecida o igual a las democracias europeas que se constituyeron después de la 2ª GM, y sobre todo no habríamos sufrido ese aislamiento durante casi 30 años, y seguramente aquellos que iniciaron la confrontación PSOE, PNV, ERC, PC, habrían desparecido o no tomado parte en la redacción de una Constitución y tampoco probablemente hubiera habido las influencias monárquicas, ni Iglesia, ni ejército, no habrían tenido “tanta” influencia en esa una nueva España después de la II GM.

En España de haber ganado la república igual hubiera sido un satélite de la URSS, pero a buen seguro habría sido invadida por los ingleses, y americanos, antes de que la URSS fuera un aliado del eje, puesto que no creo se habría permitido que la URSS controlará España en la retaguardia de Europa. Y probablemente tampoco a la URSS  le interesara mantener este “satélite” ya que tendría muy difícil acceso hasta por mar, aire y tierra descartado o ganada la II GM. España habría sido moneda de cambio en las nuevas fronteras que se acordaron en Europa.

Si el giro soviético, de la “ayuda” a España, a finales del 36, hasta la firma del pacto nazi-soviético de agosto de 1939, y por lo tanto su alianza efectiva con los nazis, tardó dos años y pico en llegar, esto se debe, primero, a las reticencias de Hitler y a las dudas de Stalin sobre con quién convenía más aliarse, y sobre todo si no le sería más provechoso no aliarse con nadie y esperar.

El dato más vistoso del viraje estalinista, durante nuestra guerra civil, fue la retirada de las Brigadas Internacionales en septiembre de 1938 -pero decidida en París, en julio, antes que la reunión de Munich-. Pero no es el único. Por ejemplo, si la propaganda estalinista hubiese dicho la verdad afirmando que los comunistas españoles lucharon heroicamente hasta el final, ¿cómo puede explicarse que ningún dirigente de ese partido fuese detenido y fusilado por los franquistas?.

La respuesta no puede ser más evidente: todo estaba preparado con antelación, teniendo en cuenta el giro de la política de Moscú. José Díaz y Dolores Ibarruri estaban en Moscú, Carrillo en París, etc. Además, reflexionemos un instante sobre un hecho prácticamente incuestionable: si por aquellos años de 1936-1939, la URSS era un infierno totalitario, con deportaciones masivas, terror policial, los tristemente famosos “grandes procesos” estalinistas, y todo lo demás, ¿quién puede pensar seriamente que de ese infierno totalitario iban a ser enviados a España valerosos agentes, policías secretos del NKVD, responsables políticos, jefes militares y periodistas-espías para defender la democracia y la legalidad republicanas?. Y de haberlos enviado el eje iba consentir un “satélite” comunista  en la retaguardia de Europa.

Cernuda en su Díptico español: “La real para ti no es esa España obscena y deprimente / en la que regentea hoy la canalla / sino esta España viva y siempre noble / que Galdós en sus libros ha creado. / De aquélla nos consuela y cura.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

Puedes ayudarme a mantener el blog cada uno de mis artículos siempre están basados en fuentes alternativas que me cuesta su tiempo encontrarlas y analizarlas, antes de escribir el artículo. Puedes usar estos medios y hacer tu aportación de ayuda para la edición y publicación de mi libro o mantenimiento del blog.

Mediante ingreso en cuenta; EVO BANCO ES02 0239 0806 7300 2568 1016: a favor de; José M. Magallón, en concepto; libro o bien Por Pay Pal o Tarjeta de crédito

Gracias por tu colaboración.

7 comentarios

  1. Bien, aludes a toda una serie de politiqueos subterráneos que desconozco, aunque no pongo en duda. También creo desconocer los intringulis que presidían ese intento de forjar una constitución que hiciera posibleuna democracia en España. Pero sí mantengo que, teniendo en cuenta que no es la Biblía -para los que crean en ella- es responsabilidad de la clase política actual realizaruna revisión de raíz de esa constitución del 78 que pudo cumplir su función, pero que talvez hoy no responde a las necesidades de una sociedad que se siente necesitada de una democracia política y social….Eso, es para mí más relevante, y respecto de lo que no veo predisposición alguna.

    Le gusta a 2 personas

  2. El problema de ESPAÑA es que se han fomentado los nacionalismos (basados en la exaltación del odio a lo externo a la región) en vez de fomentar los patriotismos (basados en el amor a la región)

    Me gusta

  3. Amigo Ramón no es solo los nacionalismos que lo son, por el poder de la silla, si no la transición en si misma que lo es todo, después de 120 años Benito Pérez Galdós sigue temiendo razón

    Me gusta

  4. “Es responsabilidad de la clase política actual…”. La clase política actual no siente ninguna responsabilidad hacia el sistema político que les da de comer. Aplica el principio de que “si funciona, no lo toque”. Que eso significa que España se irá a la eme tarde o temprano les da igual. Se irán de aquí justo un minuto antes de que todo salte por los aires. Y pedirán pago a sus amos por los “servicios prestados”. Y alguno, con suerte, recibirá un buen pago. Los demás, la siguiente respuesta: “Roma no paga traidores”.

    Me gusta

  5. Ni que decir tiene y como dijo Benito Pérez Galdós hace más de 120 años, “los dos partidos que se han turnado para gobernar (solo que ahora hay más) no cometerán ninguna reforma de calado, ni la iglesia, ni la monarquía, ni el ejército.”

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.