La CIA financia series de TV, realitys, películas, documentales y libros

La CIA

No es un secreto pero conviene recordarlo puesto que no deja de ser otra forma de manipulación. Los últimos detalles desvelan de la existencia de un informe que descubre como la agencia de inteligencia (CIA) de EE.UU., ha colaborado en la producción de realitys, libros, de varios documentales y películas.

De la web de la CIA, la agencia informa de las relaciones con la industria del espectáculo de la agencia, se encarga de ayudar a productores, guionistas, directores y autores “a obtener un mejor entendimiento de las misiones de inteligencia de la agencia”. “Nuestro objetivo es hacer un retrato ajustado de los hombres y las mujeres de la CIA, y de la destreza, la innovación, la osadía y el compromiso para con el servicio público que les define. Si eres parte de la industria del espectáculo y trabajas en un proyecto relacionado con la CIA, la Agencia podría ayudarte. Estamos en disposición de conferir una mayor autenticidad a los guiones, a las historias y a otros productos que se encuentren en proceso de gestación”.  Actualmente la CIA está colaborando con The Vilification and Vindication of Colonel Kuklinski, un guión basado en la historia de un coronel polaco que espió para la OTAN.

Según un nuevo documento obtenido en virtud de la Ley de Libertad de Información, la CIA y el Pentágono han trabajado sin cesar “entre bastidores” en más de 800 películas importantes y más de 1.000 títulos de televisión”.

¿Que tienen en común las películas Argo y Zero dark thirty, la novela The devil’s light de Richard North Patterson, el reality show Top Chef, la serie de cable Covert Affairs, el documental del History Channel Air America: The CIA’s secret airline y el documental de la BBC The secret war on terror?.

Pues que todos y todas han recibido el “apoyo” la Oficina de Asuntos Públicos (OPA en sus siglas inglesas) la CIA, tiene una división destinada a gestionar la comunicación con la prensa y que hace las veces de relaciones públicas con la industria del espectáculo.

Cuando un escritor o productor se acerca al Pentágono y solicita acceso a activos militares para ayudar a hacer su película, tienen que enviar su guión a las oficinas de enlace (OPA)  para su investigación. En última instancia, el hombre con la última palabra es Phil Strub, el principal enlace de Hollywood del Departamento de Defensa (DOD). Si hay personajes, acciones o diálogos que el DOD no aprueba, entonces el cineasta debe hacer cambios para acomodar las demandas de los militares. Para obtener la cooperación total, los productores tienen que firmar contratos (Acuerdos de Asistencia de Producción) que los obligan a usar una versión del guión aprobada por los militares.

CIA

Zero Dark Thirty, los proyectos de entretenimiento en los que la CIA ha estado involucrada durante la última década no habían sido revelados anteriormente. Pese a ello, era un secreto a voces que el multi oscarizado largometraje Argo, habría contado con la colaboración de la agencia durante su producción. A fin de cuentas, se trata de la historia de una operación encubierta de la agencia en Irán. En la auditoría se revelan pasajes de 8 de los 22 proyectos que la la CIA habría apoyado entre 2006 y 2011. Uno de esos 8 proyectos era un libro que abordaba cuestiones de seguridad nacional. La CIA no ha revelado cuáles fueron el resto de 14 proyectos a los que apoyó la agencia recibe múltiples peticiones de colaboración en proyectos de entretenimiento semanalmente.

La relación de la CIA con la industria del espectáculo, que se remonta al año 1950, fue sometida a escrutinio en 2012 tras el estreno de la también multi oscarizada Zero dark thirty, un largometraje dirigido por Kathryn Bigelow sobre la operación clandestina de la CIA que desembocó en la captura de Bin Laden. Sendas investigaciones dirigidas de manera separada por el inspector general de la CIA, una de las cuales descubre violaciones potenciales del código deontológico de la agencia, descubren que tanto Bigelow como el productor y guionista Mark Boal, agasajaron a los agentes de la CIA involucrados en la investigación con regalos y consiguieron un acceso sin precedentes a los bastidores de la organización.

Argo, es una historia real (con permiso de Ben Affleck) sobre la operación encubierta de la CIA para rescatar a 6 diplomáticos estadounidenses que se escondían en la residencia oficial del embajador del Canadá en Irán en 1979. El largometraje está basado en el libro de memorias del ex agente de la CIA Tony Méndez. El maestro del disfraz. La película se hizo con tres Oscar en 2013. Al año siguiente, la CIA celebró el 35 aniversario de la crisis de los rehenes en Irán con una serie de tweets. En ellos la agencia revelaba que Ben Affleck, protagonista de la cinta, se habría tomado bastantes libertades “creativas” para exagerar las dramáticas escenas de la operación de rescate, sin duda el momento culminante del largometraje.

El director de la CIA, Leon Panetta, también participó en un episodio de Top Chef que fue emitido en 2010. En el mismo se proponía a los cocineros que “transformaran un conocido plato en algo completamente nuevo, y que lo hicieran, nada menos, que para el director de la CIA, Leon Panetta, alguien que sabe una o dos cosas sobre posibles cambios de identidad. Panetta y sus más estrechos colaboradores disponen de un comedor privado en las dependencias secretas de la agencia, donde los chefs les sirven a diario”.

El canal satelital History Channel resume su pieza Air America como una mirada “a la única compañía aérea civil conocida como Air America, que es propiedad secreta de la CIA, y que fue creada como una extensión de los Tigres Voladores, los cazas estadounidenses voluntarios que participaron en la guerra chino-japonesa en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Desde misiones secretas en China y Corea al apoyo aéreo en Vietnam, pasando por la guerra secreta en Laos, Air America constituye la piedra angular de la política estadounidense en el sudeste asiático”. Ver en la web CIA

National Security Cinema también revela cómo decenas de películas y programas de televisión han sido apoyados e influenciados por la CIA, Incluyendo la aventura de James Bond Thunderball, el thriller de Tom Clancy Patriot Games y películas más recientes, incluyendo Meet teh Parents and Salt.

Parece que cualquier referencia al suicidio militar, incluso un comentario casual en una aventura de acción y comedia de superhéroes, es algo que la oficina de Hollywood del DOD no permitirá. Es “comprensible” que sea un tema delicado y vergonzoso para ellos, cuando durante algunos períodos de la “Guerra contra el Terror”, se han suicidado más soldados estadounidenses que muertos en combate. 

¿Por qué el Pentágono y la CIA utilizan el cine para influir en las masas? Sencillo: “Esta idea de usar el cine para culpar a los problemas de los agentes deshonestos o las manzanas podridas, evitando así cualquier noción de responsabilidad sistémica, institucional o penal, está fuera del manual de la CIA / DOD”. Pero también para resaltar el papel del patriotismo del “hombre bueno”.

Quien tiene el poder tiene la capacidad de crear mundos imaginarios a través de todos los instrumentos de comunicación que controla: las palabras, los periódicos, la televisión, el cine, los actores famosos que trabajan en sus productoras, los diseñadores de ropa de cuyas marcas son los dueños.

Cuando los gobernantes posmodernos comprendieron que podían manipular psicológicamente a las masas mediante procedimientos sutiles de control social, el mundo conocido inició una metamorfosis sin retorno que ha desembocado en el momento presente, pero que aún está inacabada y culminará en etapas futuras. Un papel destacado han tenido desde entonces la publicidad, el cine, la prensa escrita y la radio pero, sobre todo, la televisión y el mundo de telerrealidad que ha creado.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.