La estafa de investigación de acusación contra Trump

_107856591__106280385_index_image_bernie

Capítulo 2

Como ampliación del artículo El Ucraniangate: Pelosi-Trump-Biden, este es una ampliación visión para situarnos en el origen y que se remontaría a la época de Obama así como las torticeras formas de los demócratas corroídos por la corrupción de Obama y Clinton, y sigo sin entender como es posible que todavía no se hayan iniciado acciones judiciales contra estos.

Ha sido una montaña rusa dramática de una semana en Washington. Lo que comenzó como un rumor de denuncias de tercera mano impulsado por HSH de que el presidente Trump presionó a Ucrania para que investigara al ex vicepresidente Joe Biden por presionar a Ucrania terminó con el inicio de una investigación de juicio político antes de analizar la evidencia subyacente. Luego se deshizo y no está yendo bien para la izquierda.

Según los informes, el informante general de la comunidad de inteligencia descubrió que el denunciante tenía un “sesgo político” y estaba a favor del “candidato rival” Joe Biden para presidente de los Estados Unidos.

La afirmación de que Trump presionó o amenazó al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky para que investigara a Biden se convirtió en un charco de noticias falsas después de que una transcripción de la llamada no revelara tal cosa, y el propio Zelensky dijo durante una conferencia de prensa el miércoles que “nadie me presionó”.

Ahora, como predijo Nancy Pelosi, la base de Trump se ha energizado por lo que la derecha considera en gran medida como una continuación de la llamada “caza de brujas” contra su presidente.

¿El resultado? Según el gerente de campaña de Trump 2020, Brad Parscale, es una increíble cantidad de 13 millones $ recaudados por el Partido Republicano y la campaña de Trump en 24 horas, una “enorme oleada de apoyo” para el Presidente.

Uno podría pensar que los demócratas comenzarían a comprender que continuar presionando reclamos absurdos, después de que su investigación de dos años en Rusia fue un fracaso, eclipsa cualquier crítica legítima de Trump y le permite seguir apuntando al espectáculo de payasos.

Trump a, Nancy lo entiende. Sus componentes rabiosos no lo hacen. Sin embargo, para su disgusto, como señaló el presidente Trump el miércoles: “¡Ella ya no es la Presidenta de la Cámara!”

Las primeras consecuencias ya se hacen notar;El exvicepresidente pierde apoyos en la precampaña de los demócratas hacia la Casa Blanca al implicarle Trump en la trama ucraniana”. Y El hasta ahora enviado especial para Ucrania de Estados Unidos, Kurt Volker, dimitió este viernes tras aparecer citado en el escándalo de la llamada entre el presidente, Donald Trump, y su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, informaron medios locales.

El 27 de junio, el senador Edward Markey de Massachusetts, escribió una carta al presidente Obama con otros tres senadores demócratas pidiendo una mayor ayuda. “Deberíamos aprovechar todos los recursos y la experiencia del gobierno de EE. UU., para ayudar a Ucrania a mejorar su eficiencia energética, aumentar su producción nacional y reformar sus mercados de energía”, escribió Markey, quien también propuso una ayuda de 40 millones $ en ayuda adicional para Desarrollo energético ucraniano.

El Departamento de Justicia opinó que los documentos aportados no calificaban bajo la ley para ser enviados al Congreso.

Los demócratas elogian a los denunciantes de la CIA sobre Ucrania, y persiguen a Manning, Assange y Snowden: ¿Todos los denunciantes? Uno podría recordarle a Schiff lo que tenía que decir sobre Edward Snowden, el contratista de la NSA que en 2013 publicó documentos que mostraban que la NSA y otras agencias de inteligencia habían, en violación flagrante de la Constitución de los Estados Unidos, espiar cada comunicación electrónica transmitida por cada estadounidense . En represalia por sus revelaciones, que resultaron en premios Pulitzer para los periodistas con los que trabajó, Snowden enfrenta cargos de espionaje que potencialmente conllevan la pena de muerte. Lleva seis años viviendo en el exilio forzado en Rusia bien feliz.

Los demócratas bajo Obama también supervisaron el encarcelamiento de Chelsea Manning en condiciones equivalentes a tortura. El gobierno de Obama supervisó su juicio ante el tribunal militar y la condena por el “delito” de ayudar a exponer los asesinatos en masa de las tropas estadounidenses en Irak y Afganistán.

En cuanto a Assange, permanece encarcelado en la prisión británica de Belmarsh. Además de exponer crímenes de guerra masivos de Estados Unidos, Assange y WikiLeaks hicieron públicas las intrigas diplomáticas y las relaciones corruptas de Washington con gobiernos de todo el mundo, ayudando a desencadenar los levantamientos populares de 2011 en Egipto y Túnez.

La hipocresía del Partido Demócrata no tiene límites, pero es una hipocresía motivada políticamente. La actitud de los demócratas hacia los denunciantes está determinada, como con todo lo que hacen, por los intereses del imperialismo estadounidense y la clase dominante. Hay que ver lo que se parecen a los socialistas con su memoria histórica.

Los golpes de estado extranjeros no pueden ser “legales” (en relación con la ley nacional estadounidense) llevados a cabo por la CIA sin que el Presidente los apruebe primero mediante un llamado “presidential find” según la Enmienda Hughes-Ryan de 1974, lo que significa que probablemente exista “Justifica” “EuroMaidan”, pero sigue siendo clasificado por razones obvias como la mayoría de los otros que se ordenaron desde entonces. Al unir dos y dos, esto implica que Obama es directamente responsable del evento de cambio de régimen que más tarde facilitó la contratación del hijo de su vicepresidente por parte de Burisma Holdings aproximadamente dos meses después como parte de un intento de esa compañía de tratar de obtener acceso a los más altos escalones del gobierno estadounidense para influir en él y presionar a Kiev para que abandone una investigación anticorrupción sobre sus actividades.

Desde que Trump triunfó sobre los medios de comunicación, Hillary, los demócratas han estado presionando por el “impeachement”, solo por razones políticas, nada sustancial en su ira. Los republicanos de la Cámara de Representantes acusaron a Bill Clinton de perjurio y obstrucción de la justicia sobre el sexo y fue absuelto por el Senado semanas después.

No es probable que a los demócratas les vaya mejor contra Trump (y su abogado Rudy Giuliani) por supuestamente pedirle al presidente ucraniano Zelensky que investigue a Joe Biden y su hijo Hunter en asuntos relacionados con la corrupción, y presuntamente retrasar la ayuda militar como moneda de cambio, utilizada para la guerra contra Donbass ucranianos y la represión doméstica generalizada.

Ucrania es un estado policial infestado de nazis, instalado por el régimen de Obama en febrero de 2014, el sistema político antidemocrático del país es una farsa. Inicialmente encabezado por el mega-delincuente multimillonario/oligarca Petro Poroshenko, y después por el comediante/animador Vladimir Zelensky lo sucedió como líder de los intereses estadounidenses en el estado estratégicamente importante que limita con Rusia, utilizado como una daga dirigida a su corazón.

La gobernanza en Ucrania es políticamente durael proceso político enormemente corrupto. Poroshenko acumuló riqueza a través de un gran robo. Lo mismo hizo la ex primera ministra Yulia Tymoshenko, anteriormente encarcelada por malversación de fondos y “abuso de cargos públicos”. Los cargos incluyeron desviar ilegalmente 425 millones $ destinados a proyectos ambientales a fondos de pensiones. Un segundo caso involucraba robar alrededor de 130 millones $ para uso personal. Ella dirigió United Energy Systems (UES). Sus prácticas comerciales sombrías le valieron el apodo de “princesa del gas”. Muchos otros en Ucrania fueron y siguen enriqueciendo por la corrupción, incluidos altos funcionarios militares. Ernst&Young calificó al país como uno de los más corruptos del mundo.

Ir a una investigación de juicio político por parte de Dems, basado en afirmaciones dudosas, podría ser más beneficioso que perjudicial para su campaña de reelección. Las encuestas de Gallup muestran que la mayoría de los estadounidenses se oponen a acusarlo.

Trump ya ha reaccionado a la publicación y afirmó que con esta información sus rivales políticos “¡quedaron pillados!“. “¡Terminen con la caza de brujas ahora!”.

“Los servicios de la Inteligencia de EE.UU. eliminaron en secreto la regla de que las quejas de informantes deben basarse en información obtenida de primera mano y los cambios al respecto fueron hechos antes de que se desatara el escándalo en torno a la conversación telefónica entre el presidente del país, Donald Trump, y su homólogo ucraniano Vladímir Zelenski, publico este 27 de septiembre The Federalist”.

“La nueva versión del formulario de denuncia para los informantes […] elimina el requisito del conocimiento de primera mano y permite a los empleados presentar denuncias de informantes incluso si no tienen ningún conocimiento directo de la evidencia subyacente y solo ‘han escuchado sobre [la infracción] de otros”, señaló The Federalist. En este contexto, cabe destacar que quien denunció a Trump aclaró en su queja que no escuchó la llamada, sino recuentos de ella por parte de otros funcionarios.

En el nuevo formato de formulario se puede leer que fue revisado en agosto del 2019, pero —según informa The Federalist— solo fue publicado el 24 de septiembre. De esta manera, la denuncia del informante fue publicada el 26 de septiembre, o sea, dos días después de hacerse público el cambio de formato, aunque esta estaba en poder de la agencia desde la segunda semana del mes pasado.

Que dicen los rusos; Ahora, todos entenderan es peligroso llamar a Washington para negociar y encontrarse”, dijo el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia al aire del programa Big Game en el Canal Uno, informo TASS. A este respecto, el Kremlin expresó la esperanza de que las relaciones entre Rusia y Estados Unidos no lleguen a la publicación de transcripciones de conversaciones telefónicas de líderes, que generalmente son secretas. Pero no entran en detalle alguno.

Los ucranianos pidieron a Vladimir Zelensky que publicara transcripciones de todas las conversaciones telefónicas con el líder ruso Vladimir Putin. El texto de una de las apelaciones dice que Zelensky debería publicar las transcripciones de todas las conversaciones con Vladimir Putin a la luz del escándalo diplomático asociado con sus conversaciones telefónicas con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. El peticionario llamó la atención sobre “coquetear con Trump, armonizar posiciones en algunos casos criminales, criticar a los líderes de la UE y al ex embajador de Estados Unidos”. Habrá que esperar a ese resultado.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, debe proporcionar al Congreso documentos sobre contactos con Ucrania. Y Los tres comités, en el extranjero, inteligencia y vigilancia, son supervisados por los demócratas. En las próximas semanas, estos comités tienen la intención de recibir el testimonio de cinco funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos, incluida la ex embajadora de los Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch , la Representante Especial de los Estados Unidos para Ucrania, Kurt Walker y el embajador de los Estados Unidos en la UE, Gordon Sondland, informa DW.

Lo curioso del caso es que si lees los diez diarios más leídos de Ucrania no hay grandes diferencias de la versión oficial demócrata.

Trump en la ONU El futuro no pertenece a los globalistas: pertenece a los patriotas

Quedarían tres asuntos aún por conocer, 1º) cuando se desclasifican los documentos solicitados de las conversaciones de Mike Pompeo y Joe Biden. 2º) si prospera la iniciativa del actual fiscal general Yuriy Lutsenko, de informar y solicitar información a los EE.UU. Y 3º) la identidad del “denunciante” supuestamente de la CIA.

La conclusión es que los demócratas están buscando formas de obtener ventajas políticas antes de las elecciones presidenciales y del Congreso de 2020. Dependiendo de cómo se desarrollen las cosas, su esquema puede ser contraproducente como el Russiagate. El tiempo lo dirá y seguirá cuando se despejen las tres incógnitas.

Seguirá

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.