El “momentum” Netanyahu aún no ha concluido, pero lo más seguro es que su último capítulo ya haya empezado.

Natan

Según datos del Comité Electoral Central de Israel, Azul y Blanco ha conseguido el 25,66 % de los sufragios, lo que correspondería a 32 escaños, uno más que el Likud, que con el 25,03% de los sufragios se quedaría a 31 asientos. La Lista Árabe Unida, que representa a la minoría árabe-israelí, se perfila como la tercera fuerza más votada con el 10,71% de los apoyos, que se traduciría en 13 asientos.

Los resultados de las elecciones produjeron una coalición potencial de cinco partidos que podría ser nada menos que revolucionario, un gobierno de Tuv Israel (“Mejor Israel”). El Partido Azul y Blanco, Labor-Gesher y la Unión Democrática son socios políticos naturales para una coalición gobernante de centro-izquierda.

Los palestinos no ocultaron su alegría por los resultados de las elecciones del martes, particularmente por lo que perciben como “el duro golpe” que se le dio al primer ministro Benjamin Netanyahu y su partido Likud.

Sin embargo, muchos advirtieron que los palestinos no deberían esperar grandes cambios en la política de Israel después de las elecciones, porque no ven diferencias reales entre Netanyahu y sus rivales políticos, incluido el jefe de los azules y blancos, Benny Gantz.

En público, los funcionarios palestinos dijeron que esperaban que cualquier gobierno formado en Israel reconociera la solución de dos estados, cumpliera con las leyes y resoluciones internacionales, y trabajara para lograr una paz justa y eterna en la región.

“No hay diferencia entre derecha e izquierda en Israel”, dijo el estudiante universitario Ma’moun Sandouka de Hebrón.“Hemos visto en el pasado que los llamados gobiernos y líderes de izquierda en Israel pueden ser peores que los derechistas y extremistas”.

“El público israelí se enfrentó a la elección de votar por los extremistas y los más extremistas”, dijo el portavoz de Hamas, Hazem Qassem”. Todos los partidos (judíos) fueron claros en su hostilidad hacia los palestinos y al negar nuestros derechos”.

El Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP) y el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (DFLP) de la OLP dijeron en declaraciones separadas que los resultados de las elecciones no cambiarán nada sobre el terreno.

“No tenemos más remedio que formar un gobierno de unidad amplia, lo más amplio posible, que esté formado por todos los elementos que cuidan al Estado de Israel”, dijo Netanyahu.

La semana pasada Netanyahu anunció su intención de anexionarse el Valle del Jordán en la Cisjordania ocupada si ganaba las elecciones, un plan que, según la Unión Europea, sería “ilegal según el Derecho internacional”. ¿Desde cuando a Israel le preocupa el derecho internacional?

Una fuente de Blue and White dijo que “Netanyahu está teniendo dificultades para aceptar su pérdida y está tratando de disfrazar la victoria de Blue and White como el partido más grande y dice que no hay una decisión clara”, los líderes de Blue and White dijeron que no se sentarían en un gobierno con Netanyahu mientras el espectro de una acusación por cargos de corrupción permaneciera sobre la cabeza del primer ministro. Netanyahu está previsto ir a una audiencia previa de la acusación con el Fiscal General Avichai Mandelbit del 2 al 3 de octubre.

Las ORGANIZACIONES, como la Asociación para los Derechos Civiles en Israel, el Fondo del Nuevo Israel, B’Tselem y muchas más, han sido pintadas como los enemigos del pueblo y del estado. Nuestros gobiernos anteriores liderados por Netanyahu han marginado a los ciudadanos palestinos de Israel y a sus líderes y han aumentado el odio y el miedo contra los árabes en todo el país. Los israelíes que emigraron de Etiopía experimentan racismo y brutalidad policial durante años, y se ha hecho poco para integrarlos completamente en el tejido de nuestra sociedad multifacética y multicultural. Todo esto y ni siquiera hemos hablado sobre la falta de igualdad socioeconómica y las enormes brechas entre los ciudadanos ricos y pobres de Israel.

El problema más existencial que enfrenta Israel, el futuro de la ocupación de millones de palestinos por parte de Israel, apenas ha sido tocado durante estas elecciones. Esta es la pregunta que determinará en muy poco tiempo si la solución de dos estados se puede implementar alguna vez y si Israel puede ser tanto el estado-nación del pueblo judío como un estado democrático. Sin poner fin a la ocupación, Israel pronto se convertirá formalmente en una nueva forma de estado similar al apartheid con un conflicto interminable que nos infla constantemente en violencia.

Pero solo hay un camino al poder para un gobierno que incluye a estos tres partidos. Deben traer a dos partidos que aparentemente están en extremos opuestos del espectro político: Yisrael Beytenu de Avigdor Liberman y la Lista Conjunta de Ayman Odeh (de cuatro partidos de mayoría árabe).

El Estado de Israel tiene dos problemas primordiales que suplantan a todos los demás.

Primero y principal es el problema palestino, el desafío de realizar la autodeterminación palestina frente a la oposición israelí de derecha y el rechazo generalizado de los palestinos al derecho de Israel a existir.

La realización de los derechos nacionales palestinos es un tema primordial para la Lista Conjunta. La mayoría de los otros problemas de seguridad israelíes, incluidas las amenazas regionales de Irán y sus representantes, están intrínsecamente relacionados con el problema palestino.

Es responsabilidad de cada miembro con derecho a voto de cada uno de estos cinco partidos debería darse cuenta de la tremenda responsabilidad a la que se enfrentan. Ya no podrán culpar a Netanyahu, el Likud, los haredim o cualquier otro israelí por la falta de progreso en estos dos temas que lo abarcan todo. El electorado israelí les ha dado la responsabilidad de una mayoría parlamentaria. El poder de cambiar a Israel para mejor está en sus manos. ¿O habrá nuevas elecciones si no se conforma un gobierno?, si así fuera dejaría totalmente tocado a Netanyahu.

Para Netanyahu hay mucho más en juego. Comparecerá el próximo 3 octubre ante la justicia vinculado por sus casos de corrupción, abuso de confianza y malversaciónSi no es reelegido, podría acabar sentado en el banquillo de los acusados. Por las siguientes acusaciones del Fiscal General; El caso 1000 donde se acusa a Netanyahu y su familia de recibir regalos por tráfico de influencias por 250 mil euros. El caso 2000 que vincula a Netanyahu con el editor del diario Yedioth Ahronot para obtener una cobertura favorable y el caso 4000 respecto a favores gubernamentales por 250 millones de euros a grupos mediáticos para favorecer su imagen.

El momentum Netanyahu aún no ha concluido, pero lo más seguro es que su último capítulo ya haya empezado.


Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.