La perspectiva de una escalada bélica Irán-Israel

Las-tropas-de-la-Guardia-Revolucionaria-de-Irán

El reciente aumento de las tensiones militares en el Golfo Pérsico entre los EE. UU. E Irán introduce una posibilidad mayor de que Irán activará ataques contra Israel. En el caso de una mayor escalada, Jerusalén debe asumir que los planes de Teherán incluirán posibles ataques en territorio israelí y objetivos israelíes en el extranjero.

El reciente aumento de las tensiones militares en el Golfo Pérsico entre los EE. UU. E Irán introduce una posibilidad mayor de que Irán activará sus fuerzas contra Israel, o responderá más ferozmente a los ataques aéreos israelíes contra activos iraníes en Siria.

En la actualidad, la República Islámica sigue una política basada en un deterioro gradual de la estabilidad regional. Su objetivo es extraer lo que Teherán percibe como un precio “proporcional” para el estrangulamiento de la administración Trump en la economía iraní.

También se han reportado movimientos sospechosos de las fuerzas de poder iraníes, los botes de misiles iraníes y las actividades de la Fuerza Quds en la región, en lo que parecen ser preparativos para escalar la situación de seguridad si el Líder Supremo iraní Khamenei si lo ordena.

Hasta ahora, el mensaje de Irán a Washington ha sido que no cederá a las demandas estadounidenses para renegociar el acuerdo nuclear o discutir cualquier limitación a su programa de misiles balísticos. Irán ya ha anunciado que aumentará su nivel de uranio poco enriquecido más allá de los límites de JCPOA, una amenaza que podría escapar a la etapa de producción de armas nucleares en el futuro.

Además, Irán está advirtiendo que cuanto más se acerque a la crisis económica y la inestabilidad doméstica resultante de las sanciones de Estados Unidos, más inestable y peligrosa se volverá la región para los aliados sunitas de Estados Unidos, por su capacidad para exportar petróleo y por la seguridad de Israel.

Israel debe asumir que los planes de Irán incluyen, en caso de una mayor escalada, la posibilidad de ataques en su territorio y en objetivos israelíes en el extranjero. A la luz de esta posibilidad, vale la pena examinar algunas de las posibles opciones de escalada de Irán, así como las posibles contramedidas israelíes.

Algunos observadores han evaluado que la política inflamatoria de Irán en respuesta a la presión económica de Estados Unidos fue visible el 4 de mayo, cuando la Jihad Islámica Palestina (PIJ) respaldada por Irán, la segunda facción terrorista más grande en Gaza, inició un ataque de francotiradores contra el personal de las FDI. La frontera de Gaza, desencadenando dos días de intensos combates.

El Centro de Información de Inteligencia y Terrorismo Meir Amit dijo que en esta octava ronda de violencia del año pasado en Gaza, “la participación de Irán también podría detectarse a través de la Jihad Islámica Palestina. En una entrevista a la red al-Mayadin, el secretario general de la organización, Ziad al-Nakhla, declaró que la Jihad Islámica no consultó a Irán durante la última escalada de escala, pero enfatizó que su grupo mantiene un contacto continuo con Irán y el Hezbollah libanés. ”

Irán y PIJ pueden tener interés en arrastrar a Israel a una prolongada campaña en Gaza, que podría convertirse en una operación en tierra. Israel no podrá tolerar más frecuentes disparos de cohetes en su frente civil de origen. Por lo tanto, el gabinete de seguridad y establecimiento de la defensa deberá seleccionar opciones de respuesta que combinen la necesidad de responder enérgicamente a las provocaciones del PIJ con los intereses estratégicos más amplios de Israel.

Otro lugar problemático donde Irán podría tratar de aumentar el enfrentamiento, con Israel es Siria, donde Israel e Irán han estado luchando en una larga guerra de sombras. El 18 de mayo, hubo informes de que Israel había realizado ataques con misiles en un objetivo al sur de Damasco; mientras que en abril, los medios oficiales del régimen de Assad dijeron que Israel había atacado un objetivo en la ciudad de Masyaf, en el noroeste de Siria. A fines de marzo, surgieron informes de huelgas importantes dirigidas a lo que parece ser una instalación de producción de misiles, en la que, según informes, fueron asesinados personal iraní y pro iraní.

Irán, por su parte, mantiene las fuerzas de la milicia chií en Siria, con un total de unos 80.000 combatientes de toda la región, incluidos miembros iraquíes, afganos y sirios locales, así como contingentes de las fuerzas libanesas de Hezbollah (muchos de los cuales ahora están regresando a las bases de Hezbollah en Líbano la guerra de Siria ha terminado).

El Cuerpo de Guardias Republicanos Islámicos y su unidad de operaciones en el extranjero, la Fuerza Quds, encabezada por el General Qassam Soleimani, siguen comprometidos en convertir a Siria en una zona de influencia y control iraní y en una plataforma de lanzamiento futura para los ataques contra Israel. Como parte de sus opciones de deterioro regional más amplio, Irán podría planear usar sus efectivos en Siria para atacar a Israel, ya sea mediante disparos de misiles antitanque, proyectiles balísticos o redadas de células terroristas transfronterizas.

La principal fuerza de poder de Irán en la región, Hezbolá en el Líbano, representa el canal menos probable pero más peligroso. El gigantesco arsenal de Hezbolá de unos 150.000 proyectiles y un ejército terrorista bien entrenado representan el principal desafío militar para Israel, y las FDI han pasado los últimos años preparándose y adaptándose para enfrentar este desafío.

Tanto Trump como el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dejaron en claro que EE. UU. No está buscando una escalada ni un conflicto militar con Irán, y Trump incluso calificó el informe de enviar a 120.000 soldados a la región como “noticias falsas”. Pompeo y Bolton son considerados más hawkish que Trump, incluso en el tema de Irán.

El 12 de mayo, la Guardia Revolucionaria demostró que efectivamente están dispuestos y son capaces de interrumpir las exportaciones de petróleo del Golfo. Según los Emiratos Árabes Unidos, cuatro buques mercantes fueron atacados frente a su puerto de Fujairah, que es de gran importancia para el mercado petrolero mundial. Dos de ellos eran aparentemente petroleros sauditas. Irán se abstuvo de asumir la responsabilidad, pero sus medios informaron que “siete petroleros fueron atacados y quemados por completo”.

Otro incidente tuvo lugar el 19 de mayo: un cohete Katyusha fue disparado en la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, sin víctimas. Aparentemente, el cohete fue lanzado desde el este de Bagdad, donde residen los miembros de las milicias chiítas que apoyan a Irán.

El líder supremo, el ayatollah Khamenei, declaró el 14 de mayo que “no habrá guerra con Estados Unidos”, pero al mismo tiempo rechazó la reapertura del acuerdo nuclear. Teherán no quiere sucumbir a la demanda de Estados Unidos por dos razones: primero, porque la apertura del acuerdo indicaría la debilidad del régimen, lo que podría acelerar su colapso; y segundo, su apertura puede poner fin a las ambiciones nucleares de Irán e impedir su establecimiento como potencia nuclear en el Medio Oriente.

El comandante de Estados Unidos dice que las fuerzas estadounidenses están preparados ante una amenaza “inminente” de Irán.

El mes pasado, los funcionarios de los Estados Unidos dijeron que la decisión de reforzar las fuerzas militares en la región se basó en parte en información de inteligencia que el régimen iraní ha dicho a algunas de sus fuerzas cercanas que ahora pueden atacar al personal y los activos militares estadounidenses.

“El Comando Central de EE. UU. Ha visto indicios recientes y claros de que las fuerzas iraníes estaban haciendo preparativos para posiblemente atacar a las fuerzas de EE. UU. En la región”, dijo el portavoz, el Capitán Bill Urban. “Esto incluye amenazas terrestres y marítimas. No podremos proporcionar información detallada sobre amenazas específicas en este momento”.

Los palestinos parecen moverse en dos frentes para frustrar el plan de paz para Oriente Medio del presidente de EEUU, el denominado “Acuerdo del Siglo”. La Autoridad Palestina (AP) y sus aliados políticos de la Margen Occidental han lanzado una campaña diplomática y mediática para recabar apoyos internacionales a su rechazo al inminente plan de Trump. Por su parte, Hamás, la Yihad Islámica (YIP) y otras organizaciones extremistas están dando a entender que recurrirán a la violencia en su empeño por frustrarlo. La semana pasada, Hamás pidió a Bahréin que no permitiera que “el enemigo sionista deshonrara su tierra” con su asistencia a la conferencia económica que se va a celebrar en el país del Golfo el mes que viene, y sin PAZ entre palestinos e israelíes no es posible alcanzar la PAZ en oriente medio 

Una encuesta para el Jewish Electoral Institute que nos dice un montón de cosas que ya sabíamos. Así, una vasta mayoría de los votantes judíos americanos se identifica como demócrata y, cuando se les compara con otros americanos, los judíos son desproporcionadamente progresistas. Verdaderamente, a los judíos no les gusta Trump: un 71% desaprueba su gestión y sólo un 29% la aprueba.

Pero si hay un dato de interés en esa encuesta es el de que sólo un 28% de los judíos consultados dijeron que el apoyo a Israel era uno de los asuntos más importantes a la hora de determinar su voto, a la cola de una lista en la que se les citaba la preocupación por la Seguridad Social y el Medicare (primera prioridad), la sanidad, el control de armas, el aborto, la Corte Suprema, la educación, los impuestos y la inmigración, entre otros. Como decía el resumen ejecutivo de la encuesta, “Israel es la última prioridad de los votantes judíos americanos”.

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, puedes copiarlo citando la fuente.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.