Europa, artículo de mi opinión personal

 

th1O1V1N25

Todos los países de Europa del Este están viviendo un aumento de manifestaciones; Los manifestantes exigen un cambio político. Pero hay muchos otros que no se unen a la multitud. Lo que quieren es estabilidad.

Tal vez sea así en todos los países, pero creo que es particularmente cierto para los ciudadanos de Europa Central y del Este. Como sociedad, nos une estar preocupados por él futuro. Siempre hay dos de “nosotros”. Uno mira con nostalgia al oeste, el otro frunce el ceño, enfadado por la postura de “lo sé todo somos los mejores”, la arrogancia y, al menos así, el estereotipo, la estupidez pura e indecible. Estamos, quizás, dominados por este último sentimiento.

Todos los demás son predominantemente grandes habitantes de la ciudad. Son adolescentes, estudiantes, quienes no tienen compromisos, mujeres jóvenes que favorecen el derecho al aborto sobre las obligaciones de la madre, aquellas que tienen un buen conocimiento de idiomas extranjeros y disfrutan de viajar. Fijándose en el futuro, quieren ver muchas promesas. Los ves en las calles con frecuencia; les encanta protestar, y lo hacen a menudo, en Polonia, en Hungría, en Serbia, en Rumania, en Eslovaquia. Para ellos, mantener el status quo no es suficiente, y aborrecen la estabilidad, la mayor virtud de acuerdo con nuestro otro yo conservador.

Alemania necesita trabajadores cualificados en numerosos campos, especialmente en enfermería y salud. ¿Qué podría ser más lógico que mirar alrededor en los países vecinos? Hoy en día, las únicas personas que se oponen completamente a la inmigración son las que permanecen estancadas en el pasado y en los llamados populistas de derecha es lo que nos venden los medios mayoritariamente. La nueva palabra mágica es “migración calificada”.

Sin embargo, es un hecho que está surgiendo una nueva generación, para quien el “anticomunismo” no significa nada ni comunismo. Como punto de referencia, ha sido reemplazado por los actuales poderes “malvados”. De alguna manera, tienen razón: el espíritu de deleite sobre el futuro, que se notó en el momento del cambio, hace mucho que desapareció. Ya sean socialdemócratas en Eslovaquia o Rumania, ya sean conservadores en Polonia, Serbia y Hungría, ya sea que critiquen a la UE o glorifiquen a la UE, como en Serbia, los gobiernos de nuestros países tratan de controlar a todos los países. Posiciones de poder dentro de nuestras sociedades y mantener la economía bajo control.

Los jóvenes orientales siguen moviéndose hacia Occidente en masa, no solo de los países balcánicos, sino también de muchos de los nuevos estados miembros de la UE. Desde la caída del comunismo, Letonia ha perdido más de una cuarta parte de su población, Rumania y Lituania alrededor de un sexto, e incluso en Hungría la cifra sigue siendo del 6 por ciento. Bulgaria ahora tiene un 22 por ciento menos de personas que en 1990, y los pronósticos actuales predicen que para 2050 habrá desaparecido otro trimestre. La emigración es responsable de dos tercios de la pérdida de población. El tercio restante se debe a una tasa de natalidad decreciente.

La vieja generación fallecerá en algún momento, mientras una nueva generación está creciendo; por lo que el potencial para el cambio es tangible. Lamentablemente, muchos de esos jóvenes quieren emigrar a los países occidentales de la UE, que se adaptan mejor a sus ideales y donde los salarios son más altos. Esto se traduce en un conservadurismo estructural en el este de Europa. Nuestro “yo” conservador no se escapa, se queda en casa y niega con la cabeza, mirando a los que escapan.

El futuro es inevitable, y los jóvenes de las ciudades de este y oeste, la élite del mañana, quieren un país diferente al que viven hoy. Esta nueva generación es partidaria de la UE, pero obviamente la UE no los entiende y quieren cambiar cosas: el bloque conservador europeo tiene planes de asignar menos fondos a Europa Central y Oriental, lo que llevará a una mayor emigración entre los jóvenes más trabajadores. La clave para el cambio es una promesa de prosperidad para la generación joven en casa, y no la promesa de un futuro mejor en Alemania, Francia o el Reino Unido. Eso es algo de lo que Bruselas debería tomar nota.

La Unión Europea está tratando de prevenir la migración trabajando con los gobiernos africanos en temas como el control de fronteras y la seguridad de las fronteras. Se habla de aumentar las deportaciones de migrantes cuyas solicitudes de estatus de asilo han sido rechazadas. Así que es en gran parte una estrategia de disuasión. ¿Crees que esto funcionará?

Teniendo en cuenta los desarrollos actuales, con respecto al crecimiento de la población en África, los problemas de desarrollo económico, el cambio climático y la violencia, no preveo ninguna mejora en la reducción de la migración sin abordar las causas fundamentales. Por lo tanto, debería haber más en la gestión de la migración que solo restringir el movimiento.

La mayoría de los gobiernos africanos también sienten que Europa no se está apegando al acuerdo de asociación conjunta para ver a los gobiernos africanos como socios iguales y para cooperar. Así que algunos gobiernos africanos sienten que la UE está tratando de dictar su futuro. Incluso el dinero dado a los gobiernos africanos como incentivos para controlar la migración no es mucho. Por lo tanto, para los gobiernos africanos es necesario frenar la migración irregular, pero debería centrarse en promover una migración segura y regular entre Europa y África.

Y en todo esto que otras alternativas ofrecen los migrantes musulmanes. Las actuales guerras en Oriente Medio son culpa de Occidente puesto que están alineadas con los EE.UU. Obviamente, la Administración Trump y los Gobiernos europeos deben hacer algo más para detener el baño de sangre en el mundo musulmán, pero decir que las guerras de la región son el producto de la intervención occidental u otras conspiraciones occidentales solo demuestra la confusión y la ignorancia respecto a la historia del islam de quienes afirman tales cosas.

El fundador del islam no dejó un mensaje humanitario de respeto a las personas de otros credos e igualdad. En la época en que Mahoma vivió en Medina, su nueva religión defendía abiertamente la dominación sobre el prójimo mediante la subyugación, la violación, el asesinato y la conversión forzosa. Las personas que seguían sus enseñanzas se volvieron violentas primero hacia las comunidades pacíficas y después hacia otros pueblos de alrededor. Como de igual forma podemos constatar la persecución de cristianos en los países musulmanes y las continuas violaciones y provocaciones en los países europeos que les acogen.

¿Seguridad o religión? En realidad, las minorías musulmanas difieren en los distintos países europeos. Hay grupos de tamaño considerable en Bélgica, Francia y Gran Bretaña, mientras en otros países, como Polonia y Hungría, son prácticamente inexistentes. Sin embargo, este dato no afecta mayormente a la actitud frente a los musulmanes.  Al final se observa un fuerte rechazo en Polonia (71%), Austria, Hungría, Bélgica y Francia, pese a que sus minorías son muy diferentes. También llama la atención que, a excepción de Polonia, todos los “detractores” estaban en el ojo del huracán durante la crisis de los refugiados o fueron objetivos de los últimos atentados islamistas. Además, en todos estos países hay una derecha muy fuerte, presente incluso en algunos casos en el gobierno.

En estas próximas elecciones europeas y el abandono de Inglaterra en la UE,  se prevé un descenso del PPE y PSE así como un avance importante de ALDE del que forma parte Macron  y se le otorgaría la llave del futuro gobierno , grupo influenciado por Soros fundamentalmente,  pero puede que haya una sorpresa de los grupos de lo que llaman ultra derecha europea y Vesigredo junto a Le Pen y Salvani, que podrían formar un grupo propio, en cualquier caso la voz contra la inmigración musulmana se hará notar, incluidas las amenazas de abandonar la UE.

La globalización es un proceso que genera muchos debates y disparidad entre la comunidad internacional. Desde las posiciones liberales, se la considera la esencia del progreso moderno, una especie de oportunidad única para que todos los países no desarrollados se desarrollen por fin. Para los anticapitalistas, se trata de neocolonialismo disfrazado de sueño estadounidense, un capítulo más en la dominación del capital europeo y norteamericano sobre el resto del mundo. Entremedias, han irrumpido con fuerza movimientos nacionalistas que la rechazan por tratarse de un ataque a la soberanía nacional y llaman al proteccionismo y a la expulsión de los inmigrantes para proteger el trabajo local.

Pero y si esto fuera así, ¿entonces porque no se invierte y se desarrollan políticas de empleo y formación en los países de origen, incluidos los musulmanes? ¿O por el contrario de ser así, las grandes corporaciones verían mermados sus suculentos beneficios?.

 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.