Nuevo comercio mundial EE.UU. China, Rusia y otros.

gt

El año pasado estuvo lleno de acontecimientos que inevitablemente ha dividido el espacio geopolítico mundial en dos campos: aquellos que todavía apoyan uso de moneda de EE.UU., como una herramienta financiera universal y quienes están dando la espalda al dólar.

Las tensiones globales causadas por las sanciones económicas y conflictos comerciales provocados por Washington han obligado a países divergentes a replantearse los sistemas de pago alternativos actualmente dominado por el dólar estadounidense, resumiendo que diversos países han tomado medidas para eliminar su dependencia sobre el dólar.

El intercambio permanente de conflictos entre EE.UU. y China, así como sanciones contra los socios comerciales más grandes de Beijing han obligado a China a tomar medidas para aliviar la dependencia del dólar de la segunda economía mundial. El Banco de China popular ha reducido drásticamente de una manera “discreta” los bonos del tesoro de los EE.UU., al nivel más bajo desde mayo del 2017

China está tratando de internacionalizar su moneda, el yuan, que fue incluido en la cesta de la IMF con el dólar estadounidense, la japonesa yen, el euro y la libra esterlina. Beijing ha realizado recientemente varias medidas para fortalecer el yuan, incluyendo acumuladas reservas de oro, futuros en crudos  (petro yuan) con un precio lanzamiento muy tentador y usando este bono de moneda en el comercio con socios internacionales.

China planea introducir servicios de intercambio de los países participantes para promover el uso del yuan. Por otra parte, el país está impulsando activamente para un acuerdo de libre comercio llamado el Regional integral económico Asociación (RCEP), que incluye los países del sudeste asiático. El Pacto de comercio podría reemplazar fácilmente la Asociación Transpacífico (TPP), el acuerdo de comercio internacional propuesto que fue rechazado por los E.E.U.U. Poco después de que Trump asumiera el cargo. RCEP incluye a 16 signatarios del país y se espera que el Pacto potencial para formar una Unión de casi 3,4 billones personas basado en una economía combinada $ 49,5 trillones, que representa casi el 40 por ciento del PIB mundial.

RT.- Por su parte Rusia (usar traductor ruso-español) no se está quedando atrás y ya se habría desecho de más de 100.000 millones de dólares USA. Las cifras corresponden al segundo cuatrimestre del 2018, que, según las reglas del banco, se publican con seis meses de posteridad. Así, entre marzo y junio del año pasado, el porcentaje del dólar en las reservas internacionales del país cayó desde un 43,7 % hasta apenas el 21,9 %.

Con esta redistribución de fondos, la autoridad financiera rusa incrementó la proporción de sus reservas internacionales en euros hasta un 32 %, mientras que el yuan pasó a formar el 14,7 %. El mismo porcentaje fue destinado a otras divisas, incluyendo a la libra esterlina (6,3 %), el yen japonés (4,5 %), así como el dólar canadiense (2,3 %) y el dólar australiano (1 %).

Moscú ha declarado abiertamente que las medidas punitivas y las presiones de EE.UU. obligan a Rusia a buscar divisas de reserva alternativas a la moneda estadounidense para garantizar de este modo la seguridad económica del país. Este tipo de medidas fue adoptado también por otros países como China e Irán con el propósito de desafiar la hegemonía del dólar en el comercio global.

 La India en el puesto la sexta mayor economía mundial,  es uno de los mayores importadores de mercancías. No es sorprendente que el país este afectado por los conflictos geopolíticos más globales y se ve significativamente afectado por sanciones aplicadas a sus socios comerciales.

Este año, Delhi pasó a pagos del rublo en suministros de sistemas de defensa aérea Ruso S-400 como resultado de sanciones económicas de Estados Unidos contra Moscú. El país también tuvo que cambiar a la Rupia en compras de crudo iraní después de que Washington reinstituido sanciones contra Teherán. En diciembre, la India y los Emiratos Árabes Unidos sellaron un acuerdo de swap de divisas para impulsar el comercio y la inversión sin la intervención de una tercera moneda. Teniendo en cuenta que la India es el tercer país más grande por paridad de poder adquisitivo, medidas de este tipo podrían disminuir considerablemente el papel del dólar en el comercio mundial. Pero además Rusia, India, Irán desean crear una ruta alternativa al Canal de Suez.

Erdogan anunció sus planes para acabar con el monopolio del dólar de los E.E.U.U. a través de una nueva política que tiene como objetivo no dólares de comercio con socios internacionales del país. Más tarde, el líder de Turquía anunció que Ankara se está preparando para llevar a cabo pagos de comercio a través de las monedas nacionales con China, Rusia y Ucrania. Turquía también discute una posible sustitución del dólar estadounidense con divisas en las transacciones comerciales con Irán.

Las sanciones han forzado a Teherán a buscar alternativas al dólar como pago por sus exportaciones de petróleo. Irán hizo un trato para asentamientos de aceite con la India con la Rupia india. También negoció un acuerdo de trueque con los vecinos de Irak. Los socios también están planeando usar el dinar iraquí para las transacciones mutuas para reducir la dependencia en el dólar en medio de la banca problemas relacionados a las sanciones de Estados Unidos.

Hoy en día, el impulso de Rusia hacia el este tiene un indicador diferente: la presencia de la poderosa China que limita con Siberia. Esta diferencia es fundamental cuando se evalúa la búsqueda de los rusos para un puesto en Eurasia.

La posición geográfica de Rusia es única y seguirá siéndolo durante otras décadas, ya que la capa de hielo en el Océano Ártico disminuirá significativamente. Ese océano se transformará en una red de autopistas comerciales, lo que le dará a Rusia la oportunidad histórica de convertirse en una potencia marítima.

La posición geográfica de Rusia debe tenerse en cuenta al analizar la posición de Moscú con respecto a la competencia China-EE.UU. Además del interés puramente económico y geográfico el desarrollo Asia-Pacífico incluye a las provincias del este de Rusia, la elite política rusa ve la continua confrontación entre EE.UU y China como una oportunidad para mejorar su posición geopolítica. Los rusos tienen razón al pensar que tanto Washington como Pekín necesitarán el apoyo ruso en esta balanza, y esta lógica está impulsando el enfoque no comprometido de Moscú hacia Pekín y Washington. Como cuestión de asuntos internacionales y sangre fría, Rusia desea posicionarse de tal manera que EE. UU. Y China compitan fuertemente entre sí para ganar su favor.

A medida que la competencia aumenta entre EE.UU y China, Moscú debe evaluar de qué lado posicionarse para resolver sus problemas en el antiguo espacio soviético. La elección de Moscú afectará a la identificación de Rusia como europea, asiática o euroasiática.

Dos expertos, Graham Allison y Dimitri Simes, advierten que “una creciente cooperación entre Rusia y China plantea un serio reto estratégico para EE.UU., y si esto no se controla, podría tener consecuencias profundamente negativas”. Esta opinión fue expresada por los analistas en una discusión en el Centro para el Interés Nacional, y citada en un artículo “La pesadilla estadounidense: La entente chino-rusa”.

Allison citó palabras del politólogo Zbigniew Brezinski exconsejero de Seguridad Nacional de EE.UU., sobre las amenazas al interés estadounidense. “El escenario más peligroso sería una gran coalición de China y Rusia, unida no por ideología, sino por agravios complementarios”, afirmó en 2017. En este contexto, Allison indicó que EE.UU. está mucho más cerca de enfrentarse a “una gran coalición entre Rusia y China” de lo que él había esperado cuando empezó su investigación. “¿Nos estamos dando cuenta de la pesadilla de Brezinski?”.

Pero….se espera que el crecimiento de la economía global se desacelerara al 2,9% este año, en comparación con el 3% en el 2018, el Banco Mundial prevé en un informe, citando las tensiones comerciales elevadas y la moderación del comercio internacional. El crecimiento en los Estados Unidos corre lento a 2,5% en el 2018, mientras que China se espera que crezca en 6,2% según el Banco Mundial. Relacionado; 02/01/2019 La conquista del mundo 04/12/2018 Se rompe la hegemonía de los EE.UU. 02/10/2018 ¿Se avecina otra crisis mundial?

Licencia de Creative Commons
Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Se puede copiar o divulgar citando la fuente 4.0 Internacional